Cómo hacer pan de trigo germinado ecológico y casero

Cómo hacer pan de trigo germinado ecológico y casero

Esta sencilla, antigua y nutritiva receta de pan de trigo germinado ecológico proviene de la comunidad esenia del siglo primero. Este pan de trigo germinado era una de las principales fuentes de alimento para los Esenios. Es muy digestivo, no contiene gluten y  tiene un alto contenido en vitaminas y enzimas. Es muy efectivo para los casos de estreñimiento por la cantidad de fibra que contiene.

Germinado de los granos

Una taza de trigo seco se convierte en cuatro de grano germinado, suficiente para una hogaza. Para que germine bien, el trigo ha de ser de la última cosecha y desde luego de cultivo ecológico. Se germina poniendo en remojo el grano en un tarro durante una noche y cubierto con paño. Por la mañana se retira el agua y se lava bien para eliminar las sustancias que impiden la germinación. Y se escurre. Por la tarde se repite el lavado. El frío impide la germinación por lo que conviene lavar el grano con agua tibia y cubrir los tarros con un paño grueso por la noche. Pero el calor excesivo también puede secar el grano y hacer necesario remojarlo más a menudo. En general. bastan dos días para que el brote alcance la misma longitud que el grano. Si crece más y verdea no conviene hacer pan con él, pero puede consumirse en ensalada.

Así pues, éste es el momento de moler a conciencia el germinado hasta que no se vea grano alguno. Un molino manual permite lograr la consistencia ideal una vez que lo pasemos él tres o cuatro veces. Conviene poner una bandeja debajo para recoger el líquido. El molino se debe lavar bien después de usarlo, ya que el gluten es difícil de quitar una vez seco.

Elaboración

La hogaza, de unos tres dedos de grueso, se hace con las manos ( no hace falta poner agua ) y se hornea en un recipiente pyrex cerrado o en un molde o cacerola de hierro. La temperatura no debe superar los 70º C pues se destruirían las vitaminas y las enzimas. Lo mejor es poner el horno a la temperatura mínima, aunque pueda ocurrir que el pan se seque en vez de cocerse. El tiempo dependerá del tamaño, la humedad y el calor: de dos a doce horas. Cuanto más elevada sea la temperatura, mayor es la pérdida de nutrientes. Una cocción demasiado rápida producirá una corteza dura y un interior empapado. Una manera para saber si el pan está hecho es meter un cuchillo en la masa y si sale limpio es que ya tenemos nuestro pan.

El pan sale de por sí sabroso, pero se le puede añadir otros ingredientes hasta una cuarta parte de la hogaza. Las semillas de eneldo. alcaravea, girasol, ajonjolí o calabaza le dan un gusto distinto y completarán sus virtudes proteínicas, al igual que los frutos secos triturados. La zanahoria rallada le da color y vitamina A. Pequeñas cantidades de hierbas o verduras secas desmenuzadas le dan aroma. Las pasas y los frutos secos,  dan mejor resultado cuando se han puesto antes de añadirlos a la hogaza. Otros germinados a base de centeno, maníes y pepitas de girasol mejoran el aroma y la textura. Los germinados de trigo también pueden consumirse molidos y cocidos.

La germinación aumenta la proporción de las vitaminas C, A, D, E, F y del complejo B. He aquí los días necesarios para algunos frutos o semillas: el cacahuete, en 2 ó 3 días alcanza 3/4 de la longitud del mismo; el girasol en dos días la longitud de la semilla; la lenteja en dos días, 2.5 cm; el centeno en dos días, alcanza la longitud del grano; la arveja en tres o cuatro días. 2,5 cm; la alfalfa de tres a seis días. de 5 a 10cm; y el poroto mungo en tres días alcanza de 2,5 a 5 cm.

2 comentarios en “Cómo hacer pan de trigo germinado ecológico y casero

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *