Combinar alimentos para no Engordar

¿Hemos decidido bajar de peso?, entonces es interesante saber algunas cosas en relación a la combinación de alimentos y cómo funcionamos cuando recibimos comida.

En nuestro cuerpo hay receptores naturales que tienen la función de absorber los diferentes tipos de alimentos. Cada uno de ellos satisface alguna necesidad del organismo.
Si la persona come, por ejemplo, carne (proteínas) con patatas (hidratos de carbono), saturará los receptores de esos tipos de alimentos y dejará otros sin atender.

La posibilidad de engordar es mayor cuando se mezclan hidratos de carbono con proteínas, porque esos elementos utilizan receptores diferentes en el proceso de absorción. Si el organismo se mantiene demasiado ocupado con la digestión, no tendrá suficiente energía para eliminar las grasas, que entonces se irán acumulando en el cuerpo.

Los cereales y las proteínas deben combinarse por separado con verduras o con frutas. 
Los hidratos de carbono complejos (que tienen fibra) ayudan a crear mejores condiciones en el organismo para que libere las toxinas consumidas en la alimentación.

Datos importantes

1- Existe una gran diferencia entre alimentarse y nutrirse. Si la persona se come dos hamburguesas, por ejemplo, satisface el hambre del estómago (volumen de comida), pero no el hambre celular (nutritiva). No satisface las necesidades celulares.

2- Sentir hambre pese a comer. Cuando los alimentos no contienen todos los nutrientes necesarios, como las vitaminas y las sales minerales (presentes en las legumbres y verduras), las células se debilitan. Entonces la persona siente hambre constantemente y come más. En cambio, cuando las células están bien nutridas, el centro cerebral recibe esa información, y disminuye el hambre de la persona.

Combinación adecuada de los alimentos

  • Nuestro estómago esta hecho para digerir un solo alimento cocinado a la vez. Los alimentos cocinados son aquellos que han sido elaborados mediante alguna forma de calentamiento, ya sea la sopa, la carne, los guisos, las frutas o las verduras calentadas.
  • Lo ideal es que combines siempre un plato cocinado (una comida sólida) con alguna ensalada (comida líquida, sin cocinar). Hay que tener en cuenta que la verduras cocidas cuentan como comida cocinada.
  • La combinación de proteínas y carbohidratos es incompatible. Para descomponerse en el estómago, cada una requiere de jugos gástricos ácidos y alcalinos respectivamente. Si tú mezclas a la hora de comer proteínas y carbohidratos, el estómago segrega jugos gástricos tanto ácidos y alcalinos: la consecuencia es que al mezclarse, los jugos se neutralizan. Entonces a tu estómago le cuesta muchísimo digerir el alimento, de hecho muchas veces no puede hacerlo, y esto es lo que te provoca la indigestión o la acidez estomacal.
  • Cuando mezclas proteínas y carbohidratos en una misma comida, el alimento pasa horas sin poderse digerir en tu estómago, y es aquí donde comienza a ocurrir el proceso de descomposición del alimento, entonces se comienzan a producir toxinas, gases, mal aliento, etc.
  • La mezcla anterior ocasiona además, aunque no hayas consumido alcohol, la misma fermentación, y si no consumes alcohol por no dañar al hígado, un descuido en tu digestión lo puede estar haciendo.
  • Durante nuestra dieta hay muchos ejemplos comunes de esta combinación (carbohidratos y proteínas): pastas (carbohidratos) y queso u hongos (proteínas), carne (proteína) y patatas o aceitunas, leche (proteína) y pastas, pan, frutas, etc.
  • La combinación de dos carbohidratos en una misma comida no es tan perjudicial como la de dos proteínas en una misma comida.
  • Hay que recordar que todo lo que se cocina o calienta es un alimento sólido, por lo tanto, si las verduras están cocinadas, cuentan como alimento cocinado.
  • La teoría que propone que en una comida se mezclen todos los grupos alimenticios es incorrecta.
  • La fruta es muy recomendable consumirla sola, sin mezclarla con ningún otro alimento. La razón es que el azúcar natural de la fruta fermenta cualquier alimento en el estómago.
  • Cuando comes frutas con otros alimentos, estas acelerando la fermentación del alimento, esto provoca empachos, indigestión y que las vitaminas de la fruta no se aprovechen del todo. Además, como ya se dijo, cuando los alimentos se fermentan y pudren en el organismo, es como si tomaras alcohol.
  • Si vas a consumir frutas, lo ideal es consumir las cítricas como primer alimento por las mañanas. El limón, la guayaba, la piña o anana, la ciruela, frutilla o fresa, pomelo o toronja, la naranja, etc. son ideales ya que purifican el organismo y depuran la sangre, limpian y preparan el estómago para que este comience a funcionar. Necesitas sólo veinte minutos para que estas frutas se asimilen completamente en tu organismo, así que espera veinte minutos después de haberlas consumido para desayunar después.
  • Las demás frutas puedes comerlas a distintas horas del día, procurando que sea media hora antes o dos horas después de haber comido algo.
  • Procura no tomar líquidos a la hora de la comida. Estos diluyen los jugos gástricos y provocan que la comida tarde mucho más para asimilarse. Una pequeña taza de un te digestivo es lo recomendado y el suficiente líquido antes, durante o después de la comida.
  • Procura tomar agua media hora antes o una hora después de la comida.

Cuatro alimentos ideales

  • Un sándwich con pan integral, lechuga, espinaca, germinado de alfalfa y palta o aguacate.
  • Ensalada cruda con queso panela, cottage, queso crema o ricota.
  • Verduras variadas al vapor combinadas con una ensalada de lechuga y vegetales crujientes.
  • Arroz integral y ensalada.

Fuente: bajas-calorias.com

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS