Loading...
Medio ambienteSalud

Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas

Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas
Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas
Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas

Que las olas de calor y el calentamiento global afectan al medio ambiente es algo conocido por todos, pero además, y según recientes estudios, la salud de la personas se está viendo afectada de forma preocupante.

El cuerpo humano está diseñado para trabajar a una temperatura entre los 36,5 y los 37 grados centígrados, y cuando supera los 40 grados centígrados, empiezan a producirse lesiones en los órganos internos.

Nuestro cuerpo regula el aumento de su temperatura mediante la transpiración, pero ésta se hace más difícil cuanta más humedad exista en el ambiente, por lo que el aumento de las temperaturas afecta de forma distinta según el ambiente en el que vivamos.

Un estudio publicado en la revista Nature Climate Change, asoció un incremento de la temperatura media en verano de 1 grado centígrado con el aumento de la mortalidad en un uno por ciento.

¿ Cómo afectan las olas de calor a nuestra salud ?

Las temperaturas elevadas no afecta de igual forma a todas las personas, existen grupos de mayor riesgo como son los niños, los ancianos, las personas que toman ciertos medicamentos como los diuréticos, las personas obesas y las que realizan trabajos físicos con una larga exposición al sol.

Los primeros síntomas que aparecen cuando las altas temperaturas afectan al normal funcionamiento de nuestro cuerpo son: calambres, sudoración excesiva, debilidad, pulso débil y piel fría y húmeda. El cuerpo, en un intento de enfriarse, aumenta el flujo de sangre hacia la piel, por lo que disminuye el flujo hacia los órganos vitales, con el consiguiente riesgo que esto supone.

La sudoración excesiva que aparece hace que nuestro cuerpo se deshidrate y como consecuencia produce un mal funcionamiento en todo el cuerpo: dejamos de sudar, y por tanto de regular de forma adecuada la temperatura de nuestro cuerpo, el corazón se somete a un sobre esfuerzo, debido a que le llega menos sangre y tendremos problemas para orinar, función fundamental para eliminar desechos y regular la temperatura de forma similar a lo que lo hace el sudor.

Las recomendaciones básicas para prevenir estos efectos del calor en nuestro cuerpo son: ingerir líquidos aunque no se tenga sed con el fin de reponer la pérdida por la sudoración elevada, evitar los paseos en las horas de más calor y hacer ejercicio físico en la calle y utilizar prendas de vestir ligeras y de colores claros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies y política de privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de privacidad y uso de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies