Nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos. El fin de la basura orgánica

Nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos. El fin de la basura orgánica
Nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos. El fin de la basura orgánica

Estamos asistiendo al nacimiento de nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos y poner fin a la basura orgánica.

El desperdicio de alimentos está relacionado esencialmente con malos hábitos de compra y consumo, así como por una inadecuada gestión y manipulación de los mismos. El desperdicio de alimentos normalmente se puede evitar.

Estudios realizados por Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), revelan que el desperdicio global anual asciende a 1.3 millones de toneladas, lo que equivale a un tercio de la producción total de alimentos.

Este gran volumen de desperdicio de alimentos se traduce en un desperdicio de recursos y dinero para su procesamiento y un daño irreparable al medio ambiente.

Más preocupante es el hecho de que millones de familias en el mundo estén pasando hambre mientras toneladas de alimentos se descomponen en los vertederos.

En los Estados Unidos, país donde el 40 por ciento de los alimentos que se producen nunca llegan a consumirse, están surgiendo iniciativas mediante la aprobación de leyes de reciclaje y de prohibición de desperdicios de alimentos. Los estados pioneros en estas políticas son los de Vermont, Massachusetts, Ohio y California con prácticas de aplicación progresiva como las siguientes:

Ideas para evitar el desperdicio de alimentos

Prohibición a las grandes empresas de depositar residuos orgánicos

Medida dirigida en un principio a las grandes empresas de alimentación, para ir extendiéndola gradualmente a las pequeñas empresas y finalmente a los ciudadanos.

En lugar de tirar la comida, las empresas pueden donarla a grupos que sirven comidas a las personas necesitadas. Gracias a esta medida, el Vermont Foodbank ( banco de alimentos de Vermont ) ha duplicado en un año el número de donaciones recibidas.

Para los alimentos que no pueden ser donados, el estado ha dotado las infraestructuras necesarias para aumentar el procesamiento sostenible, incluido el compostaje.

Cooperación entre agricultores y bancos de alimentos

En los estados de Ohio y California, existen programas de compra del excedente de las cosechas o de incentivos fiscales para los agricultores que entreguen sus excedentes a los bancos de alimentos. Con estos programas se consigue dar un impulso económico a los agricultores locales y se obtienen alimentos frescos y saludables para las familias necesitadas.

Asistencia técnica para disminuir los residuos

Gran parte del éxito de la ley de prohibición de residuos de alimentos en el estado de Massachusetts, se debe a la inversión simultánea en la asistencia técnica para ayudar a los generadores de residuos, los procesadores y los municipios para reducir este tipo de residuos.

E-plantas o plantas que producen electricidad

E-plantas o plantas que producen electricidad
E-plantas o plantas que producen electricidad

Científicos holandeses han desarrollado un novedoso sistema que permite obtener electricidad de las plantas sin dañarlas.

La empresa, Plant-e, fue fundada el 14 de septiembre de 2009 como un spin-off del sub-departamento de Tecnología Ambiental de la Universidad de Wageningen por Marjolein Helder y David Strik.

El sistema sólo necesita plantas que crezcan en agua, como los cultivos de arroz, las plantas de los pantanos o en una simple maceta del jardín. El sistema aprovecha el exceso de materia orgánica producida por las plantas durante la fotosíntesis y que es liberada por las raíces y consumida por microorganismos. Este consumo libera electrones que pueden ser recogidos por electrodos de carbono situados cerca de las raíces.

Es sólo el principio y aún necesita ser mejorado en muchos aspectos, pero el potencial es enorme. En pocos años, Plant-e espera que una superficie de 100 metros cuadrados produzca 2.800 kilovatios / hora.

Os mostramos un vídeo muy ilustrativo de cómo las plantas producen electricidad

El metro de Madrid será más ecológico

El metro de Madrid será más ecológico
El metro de Madrid será más ecológico

La estación de metro de Pacífico en Madrid será la primera en funcionar de un modo más ecológico gracias a un sistema geotérmico que permitirá aprovechar el frío y el calor de la propia Tierra.

Este sistema consiste en la utilización del subsuelo como fuente de energía, aprovechando la capacidad de éste de acumular, a partir de cierta profundidad, el calor procedente del sol, lo que permite mantener una temperatura uniforme durante todas las épocas del año.

El sistema permitirá disminuir las emisiones de CO2 hasta en un 50 por ciento y en un futuro se extenderá a otras estaciones del metro de Madrid.

Además del sistema geotérmico, la estación cuenta con otras medidas de ahorro energético:

– Instalación de acumuladores en los trenes para aprovechar parte de la energía que se produce en las frenadas.

– Sistema que ralentiza la velocidad de las escaleras mecánicas cuando no se utilizan, lo que produce un considerable ahorro energético.

– Cristaleras en el acceso a la estación para aprovechar la luz solar y reducir el consumo eléctrico

Nuevas enfermedades como consecuencia del cambio climático

Nuevas enfermedades como consecuencia del cambio climático
Nuevas enfermedades como consecuencia del cambio climático

La aparición de nuevas enfermedades infecciosas, en nuevos lugares de la Tierra, y en nuevos seres vivos, como el virus del Nilo Oriental o el Ébola, son consecuencia del cambio climático según un artículo publicado hoy en la revista Philosophical Transactions de la Royal Society B por el zoólogo Daniel Brooks, quien advierte que debemos esperar la aparición de nuevas enfermedades debido a que el cambio climático cambia el hábitat de cultivos, animales y seres humanos, atrayendo a nuevos patógenos a los que nunca antes habían sido expuestos.

Brooks y su colega Eric Hoberg han observado personalmente cómo el cambio climático ha afectado a muy diferentes ecosistemas. Durante su carrera, Brooks se ha centrado principalmente en los parásitos que habitan en los trópicos, mientras Hoberg ha trabajado principalmente en las regiones árticas.

Cada uno de ellos ha observado la llegada de especies que no habían vivido previamente en esa zona y la desaparición de otras, dijo Brooks.

Brooks y Hoberg piden un “cambio conceptual fundamental” reconociendo que los patógenos conservan capacidades genéticas ancestrales que les permite adaptarse a nuevos anfitriones rápidamente.

De hecho, los nuevos anfitriones son más susceptibles de infectarse y enfermar, dijo Brooks, porque todavía no han desarrollado resistencia al nuevo patógeno.

“Tenemos que admitir que no estamos ganando la guerra contra las enfermedades emergentes”, dijo Brooks. “No nos estamos anticipando a ellas. No estamos prestando atención a su base biología, de donde podrían provenir y el potencial de introducción de nuevos patógenos.”

El impacto ambiental de los pesticidas

El impacto ambiental de los pesticidas
El impacto ambiental de los pesticidas

El impacto ambiental de los pesticidas consiste en los efectos de los pesticidas sobre las especies para las que no fueron concebidos. Más del 98% de los insecticidas rociados y el 95% de los herbicidas llegan a un destino distinto a los de sus especies objetivo, ya que se pulverizan o se propagan a través de campos agrícolas enteros. Las filtraciones pueden llevar a los pesticidas al medio acuático mientras que el viento puede transportarlos a otros campos, áreas de pastoreo, asentamientos humanos y zonas sin desarrollar, pudiendo afectar a otras especies. Otros problemas surgen de la mala producción, el transporte y las prácticas de almacenamiento. Con el tiempo, la aplicación repetida aumenta la resistencia de las plagas, mientras que sus efectos sobre otras especies pueden facilitar el resurgimiento de la plaga.

Cada clase de pesticida o plaguicida conlleva un conjunto específico de precauciones ambientales. Tales efectos indeseables han llevado a muchos pesticidas a ser prohibidos, mientras que las regulaciones han limitado y / o reducido la utilización de otros. Con el tiempo, los plaguicidas en general se han vuelto menos persistente y específicos para más especies, reduciendo su huella ambiental. Además las cantidades de plaguicidas aplicados por hectárea han disminuido, en algunos casos en un 99%. Sin embargo, la propagación mundial del uso de plaguicidas, incluyendo el uso de plaguicidas antiguos / obsoletos que han sido prohibidos en algunos paises, se ha incrementado en general.

La agricultura y el medio ambiente
La llegada de los seres humanos a un área, para vivir o para desarrollar la agricultura, necesariamente tiene impactos ambientales. Estos van desde simples hacinamientos de las plantas silvestres en favor de las cultivadas, como la reducción de la biodiversidad mediante la reducción de la disponibilidad de alimentos de las especies nativas, que pueden propagarse a través de las cadenas alimenticias. El uso de productos químicos agrícolas, como fertilizantes y pesticidas magnifican esos impactos. Aunque los avances en la agroquímica han reducido los impactos, por ejemplo, mediante la sustitución de los productos químicos de larga duración, con los que se degradan de forma fiable, incluso en el mejor de los casos siguen siendo considerables. Estos efectos se ven aumentados por el uso de las sustancias químicas más antiguas y malas prácticas de gestión.

Aire
Los plaguicidas pueden contribuir a la contaminación del aire. La dispersión de los pesticidas se produce cuando los pesticidas en suspensión en el aire en forma de partículas son transportados por el viento a otras áreas, lo que podría contaminarlas.

Agua
Hay unas vías principales a través de las cuales los pesticidas llegan al agua: que caigan fuera de la zona prevista cuando se pulverizan, al filtrarse a través del suelo, o pueden ser derramados, por ejemplo de forma accidental o por negligencia. Es posible que también lleguen al agua al erosionarse el suelo.

Suelo
Muchos de los productos químicos usados en los pesticidas son contaminantes persistentes del suelo, y sus efectos pueden perdurar durante décadas y afectar negativamente a la conservación del suelo.

Efecto sobre las plantas
La fijación del nitrógeno, indispensable para el crecimiento de las plantas superiores, se ve obstaculizado por la presencia de pesticidas en el suelo.

Efecto sobre los animales
Los animales, incluidos los seres humanos, pueden ser envenenados por los residuos de los plaguicidas que permanecen en los alimentos, por ejemplo, cuando los animales salvajes entran en campos pulverizados o zonas cercanas poco después de la pulverización.