Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas

Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas

Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas
Las olas de calor afectan cada vez más a la salud de las personas

Que las olas de calor y el calentamiento global afectan al medio ambiente es algo conocido por todos, pero además, y según recientes estudios, la salud de la personas se está viendo afectada de forma preocupante.

El cuerpo humano está diseñado para trabajar a una temperatura entre los 36,5 y los 37 grados centígrados, y cuando supera los 40 grados centígrados, empiezan a producirse lesiones en los órganos internos.

Nuestro cuerpo regula el aumento de su temperatura mediante la transpiración, pero ésta se hace más difícil cuanta más humedad exista en el ambiente, por lo que el aumento de las temperaturas afecta de forma distinta según el ambiente en el que vivamos.

Un estudio publicado en la revista Nature Climate Change, asoció un incremento de la temperatura media en verano de 1 grado centígrado con el aumento de la mortalidad en un uno por ciento.

¿ Cómo afectan las olas de calor a nuestra salud ?

Las temperaturas elevadas no afecta de igual forma a todas las personas, existen grupos de mayor riesgo como son los niños, los ancianos, las personas que toman ciertos medicamentos como los diuréticos, las personas obesas y las que realizan trabajos físicos con una larga exposición al sol.

Los primeros síntomas que aparecen cuando las altas temperaturas afectan al normal funcionamiento de nuestro cuerpo son: calambres, sudoración excesiva, debilidad, pulso débil y piel fría y húmeda. El cuerpo, en un intento de enfriarse, aumenta el flujo de sangre hacia la piel, por lo que disminuye el flujo hacia los órganos vitales, con el consiguiente riesgo que esto supone.

La sudoración excesiva que aparece hace que nuestro cuerpo se deshidrate y como consecuencia produce un mal funcionamiento en todo el cuerpo: dejamos de sudar, y por tanto de regular de forma adecuada la temperatura de nuestro cuerpo, el corazón se somete a un sobre esfuerzo, debido a que le llega menos sangre y tendremos problemas para orinar, función fundamental para eliminar desechos y regular la temperatura de forma similar a lo que lo hace el sudor.

Las recomendaciones básicas para prevenir estos efectos del calor en nuestro cuerpo son: ingerir líquidos aunque no se tenga sed con el fin de reponer la pérdida por la sudoración elevada, evitar los paseos en las horas de más calor y hacer ejercicio físico en la calle y utilizar prendas de vestir ligeras y de colores claros.

Nuevos materiales podrían convertir el agua en el combustible del futuro

Nuevos materiales podrían convertir el agua en el combustible del futuro

Nuevos materiales podrían convertir el agua en el combustible del futuro
Nuevos materiales podrían convertir el agua en el combustible del futuro

Investigadores del California Institute of Technology y del Lawrence Berkeley National Laboratory han duplicado el número de materiales conocidos que tienen potencial para su uso como combustibles solares.

Este éxito se ha debido al desarrollo de un proceso que promete acelerar el descubrimiento de combustibles solares comercialmente viables que podrían sustituir el carbón, el petróleo y otros combustibles fósiles.

Pero ¿Qué son los combustibles solares?

Los combustibles solares son aquellos que se crean usando sólo la luz del sol, el agua y el dióxido de carbono (CO2). Se trata de una energía limpia y, por los materiales utilizados, prácticamente inagotable.

Para conseguir este tipo de combustibles es necesaria la división de las moléculas de agua. Cada molécula de agua se compone de un átomo de oxígeno y dos átomos de hidrógeno. Los átomos de hidrógeno se extraen, y pueden ser agrupados para obtener hidrógeno ( gas muy inflamable ) o combinándolos con CO2, crear los combustibles de hidrocarburos, consiguiendo una fuente de energía abundante y renovable. El problema, sin embargo, es que las moléculas de agua no simplemente se descomponen cuando la luz solar incide sobre ellas, necesitan la ayuda de un catalizador de energía solar.

Para crear combustibles solares prácticos, los científicos han estado tratando de desarrollar materiales eficientes y de bajo coste, conocidos como photoanodes, que son capaces de descomponer el agua usando luz visible como fuente de energía. Durante las últimas cuatro décadas, los investigadores identificaron sólo 16 de estos materiales photoanodes. Ahora, usando un nuevo método de alto rendimiento para identificar nuevos materiales, un equipo de investigadores dirigido por John Gregoire de Caltech y Jeffrey Neaton y Qimin Yan del Berkeley Lab han encontrado 12 nuevos y prometedores photoanodes.

Un artículo sobre el método y los nuevos photoanodes aparece publicado en la edición online del Proceedings of the National Academy of Sciences. “Lo que es particularmente significativo de este estudio, que combina la experimentación y la teoría, es que además de identificar varios compuestos nuevos para aplicaciones de combustible solares, también hemos sido capaces de aprender algo nuevo acerca de la estructura electrónica subyacente de los propios materiales”, dice Neaton , el director de la Molecular Foundry.

El avance clave realizado por el equipo era combinar las mejores capacidades habilitadas por la teoría y los superordenadores con nuevos experimentos de alto rendimiento para generar conocimiento científico a un ritmo sin precedentes.

Fuente: Robert Perkins. New Materials Could Turn Water into the Fuel of the Future

Nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos. El fin de la basura orgánica

Nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos. El fin de la basura orgánica

Nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos. El fin de la basura orgánica
Nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos. El fin de la basura orgánica

Estamos asistiendo al nacimiento de nuevas ideas para evitar el desperdicio de alimentos y poner fin a la basura orgánica.

El desperdicio de alimentos está relacionado esencialmente con malos hábitos de compra y consumo, así como por una inadecuada gestión y manipulación de los mismos. El desperdicio de alimentos normalmente se puede evitar.

Estudios realizados por Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), revelan que el desperdicio global anual asciende a 1.3 millones de toneladas, lo que equivale a un tercio de la producción total de alimentos.

Este gran volumen de desperdicio de alimentos se traduce en un desperdicio de recursos y dinero para su procesamiento y un daño irreparable al medio ambiente.

Más preocupante es el hecho de que millones de familias en el mundo estén pasando hambre mientras toneladas de alimentos se descomponen en los vertederos.

En los Estados Unidos, país donde el 40 por ciento de los alimentos que se producen nunca llegan a consumirse, están surgiendo iniciativas mediante la aprobación de leyes de reciclaje y de prohibición de desperdicios de alimentos. Los estados pioneros en estas políticas son los de Vermont, Massachusetts, Ohio y California con prácticas de aplicación progresiva como las siguientes:

Ideas para evitar el desperdicio de alimentos

Prohibición a las grandes empresas de depositar residuos orgánicos

Medida dirigida en un principio a las grandes empresas de alimentación, para ir extendiéndola gradualmente a las pequeñas empresas y finalmente a los ciudadanos.

En lugar de tirar la comida, las empresas pueden donarla a grupos que sirven comidas a las personas necesitadas. Gracias a esta medida, el Vermont Foodbank ( banco de alimentos de Vermont ) ha duplicado en un año el número de donaciones recibidas.

Para los alimentos que no pueden ser donados, el estado ha dotado las infraestructuras necesarias para aumentar el procesamiento sostenible, incluido el compostaje.

Cooperación entre agricultores y bancos de alimentos

En los estados de Ohio y California, existen programas de compra del excedente de las cosechas o de incentivos fiscales para los agricultores que entreguen sus excedentes a los bancos de alimentos. Con estos programas se consigue dar un impulso económico a los agricultores locales y se obtienen alimentos frescos y saludables para las familias necesitadas.

Asistencia técnica para disminuir los residuos

Gran parte del éxito de la ley de prohibición de residuos de alimentos en el estado de Massachusetts, se debe a la inversión simultánea en la asistencia técnica para ayudar a los generadores de residuos, los procesadores y los municipios para reducir este tipo de residuos.

E-plantas o plantas que producen electricidad

E-plantas o plantas que producen electricidad

E-plantas o plantas que producen electricidad
E-plantas o plantas que producen electricidad

Científicos holandeses han desarrollado un novedoso sistema que permite obtener electricidad de las plantas sin dañarlas.

La empresa, Plant-e, fue fundada el 14 de septiembre de 2009 como un spin-off del sub-departamento de Tecnología Ambiental de la Universidad de Wageningen por Marjolein Helder y David Strik.

El sistema sólo necesita plantas que crezcan en agua, como los cultivos de arroz, las plantas de los pantanos o en una simple maceta del jardín. El sistema aprovecha el exceso de materia orgánica producida por las plantas durante la fotosíntesis y que es liberada por las raíces y consumida por microorganismos. Este consumo libera electrones que pueden ser recogidos por electrodos de carbono situados cerca de las raíces.

Es sólo el principio y aún necesita ser mejorado en muchos aspectos, pero el potencial es enorme. En pocos años, Plant-e espera que una superficie de 100 metros cuadrados produzca 2.800 kilovatios / hora.

Os mostramos un vídeo muy ilustrativo de cómo las plantas producen electricidad

El metro de Madrid será más ecológico

El metro de Madrid será más ecológico

El metro de Madrid será más ecológico
El metro de Madrid será más ecológico

La estación de metro de Pacífico en Madrid será la primera en funcionar de un modo más ecológico gracias a un sistema geotérmico que permitirá aprovechar el frío y el calor de la propia Tierra.

Este sistema consiste en la utilización del subsuelo como fuente de energía, aprovechando la capacidad de éste de acumular, a partir de cierta profundidad, el calor procedente del sol, lo que permite mantener una temperatura uniforme durante todas las épocas del año.

El sistema permitirá disminuir las emisiones de CO2 hasta en un 50 por ciento y en un futuro se extenderá a otras estaciones del metro de Madrid.

Además del sistema geotérmico, la estación cuenta con otras medidas de ahorro energético:

– Instalación de acumuladores en los trenes para aprovechar parte de la energía que se produce en las frenadas.

– Sistema que ralentiza la velocidad de las escaleras mecánicas cuando no se utilizan, lo que produce un considerable ahorro energético.

– Cristaleras en el acceso a la estación para aprovechar la luz solar y reducir el consumo eléctrico