Los consumidores de productos ecológicos priman la salud al precio.

Las cadenas de distribución especializada apenas notan la crisis
Las ventas de productos ecológicos siguen creciendo aún a pesar de la crisis. En España las dos cadenas de distribución especializada que existen actualmente, Ecoveritas (Barcelona) y NaturaSi (Madrid), cuentan con unas previsiones de crecimiento para este año en torno al 24% y el 13%, respectivamente. Para Ignasio Pons, director de marketing de la cadena de supermercados Ecoveritas, “el consumidor de producto ecológico siempre ha primado la salud y la calidad por encima del precio, por lo que no está cambiando sus hábitos de consumo”. De hecho, el plan de expansión de esta compañía pasa por incorporar una media de cinco establecimientos al año, de momento todavía en Cataluña, donde actualmente, cuenta con 18 tiendas (4.905 m2) en Barcelona capital. La próxima inauguración será en noviembre (150 m2) y con ellas, la empresa prevé facturar este año unos 17 M€ (13,7 M€ a cierre del pasado). El 60% de los proveedores de Ecoveritas son nacionales y el 40% internacionales, con un catálogo de 4.000 productos.
NaturaSí, por su parte, estima alcanzar 1,8 M€ (950.000 € en 2008), lo que supondría un incremento en sus ventas en torno al 13%. La empresa afirma apenas afectarle la crisis y estar registrando unos crecimientos medios mensuales cercanos al 15%. Para retener a sus clientes las tiendas Naturasi proponen más de 100 productos en oferta y promoción cada mes. “Seleccionamos productos importantes de la canasta familiar y aplicamos descuentos interesantes entre un 10%, 15% o 20% sobre el precio”. Para el mercado ecológico estos descuentos son muy importantes ya que los gastos de producción pueden llegar a ser entre un 20% y un 30% más caros, con la consiguiente reducción de los márgenes de beneficio. En Madrid, NaturaSí cuenta con dos puntos de venta en la capital (565 m2) donde ofrece también un surtido de 4.000 referencias con aval ecológico. Además, estudia una nueva apertura para mediados de 2010. Naturasí, sin embargo, trabaja con el 80% de productores nacionales y sólo un 20% de sus proveedores son extranjeros; unos porcentajes que mantinene debido al crecimiento de los fabricantes españoles de productos ecológicos en sintonía con la tendencia de consumo.
Cambia la inercia en la web
Las ventas a través de la red no parecen seguir la misma suerte. Una de las principales tiendas ecológicas online, productosecológicossinintermediarios.es ha visto caer en el último año su facturación entre un 20% y un 30%, debido al descenso del consumo de los clientes ocasionales. Mantienen sus pedidos los más fieles, cuya demanda se centra fundamentalmente en frutas y verduras, que es precisamente “donde más se nota la diferencia con los productos tradicionales”, indica Juan Jesús Macias, responsable de esta cadena. A través de su página, Productos Ecológicos sin Intermediarios vende de forma directa al cliente eliminando intermediarios, en contacto directo con productores nacionales o directamente del distribuidor nacional en caso de productores extranjeros. En los próximos meses, además, la tienda on-line introducirá entre sus artículos carne de pollo.

La MDD ecológica se mantiene
Dentro del marco de la distribución generalista, la tendencia se mantiene. La MDD ecológica se sigue manteniendo en los lineales de las principales cadenas de distribución, siendo las principales El Corte Inglés, Carrefour, Eroski y Alcampo. Los principales productos ecológicos marca de fabricante se pueden encontrar en los establecimientos de El Corte Inglés (cuenta con más de 550 referencias, de las que unas 15 son marca propia), mientras el resto de cadenas han preferido impulsar la línea MDD. Carrefour cuenta con su marca ‘Eco Bio’, que incluye unos 100 artículos, mientras Eroski ha postado por la MDD en el segmento de conservas vegetales. De las ocho referencias que ofrece, siete pertenecen a este segmento, si bien trabaja con un total de 23 productos. Desde Eroski también señalan que la alimentación ‘bio’ es una tendencia que sigue en auge y que su consumo no ha descendido. A nivel global, España todavía juega el papel principal de exportador. Destina el 85% de su producción ecológica al consumo externo.
monica.garcia@alimarket.es
Fuente: alimarket

PASO A LOS VINOS ECOLOGICOS

Cada vez es mayor el número de viticultores de prestigio que se decantan por métodos de producción más ecológicos. También los productores convencionales están empezando a considerar que trabajar con fertilizantes y pesticidas naturales constituye un buen método para alcanzar una mayor calidad. Una tendencia en aumento, a tenor de los datos de Biofach, la mayor feria monográfica de vinos ecológicos del mundo, que se celebra en febrero en Nuremberg (Alemania)El compromiso ecológico en CaliforniaEn California se ha iniciado una espectacular ofensiva ecológica.
Cada vez es mayor el número de viticultores que apuestan por tejados solares, aerogeneradores y material de construcción ecológico. Además, muchos utilizan rebaños de ovejas, cabras o pollos para abonar de manera ecológica sus viñedos y mantenerlos limpios de malas hierbas. “Para los viticultores californianos, la actuación ecológica es un compromiso, no un simple instrumento de marketing.
Bodegas como Fetzer y Bonterra, Parducci, la primera bodega exenta de emisiones de CO2 en Estados Unidos, y la empresa de cultivo bio-dinámico Quivira siguen esta filosofía desde hace ya muchos años, independientemente del actual auge orgánico”, asegura Christine Berthold de la oficina alemana del California Wine Institute. Actualmente se cultivan 4000 hectáreas, lo que supone un 2% de los viñedos californianos, según las directrices de cultivo ecológico, incrementando exponencialmente la cuota del cultivo bio-dinámico. Aparte de la energía verde, otro tema de especial importancia es el de las emisiones de dióxido de carbono.El California Wine Institute ha desarrollado en colaboración con asociaciones vitivinícolas de Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica, un Greenhouse Gas Accounting Protocol internacional que permite a cualquier viticultor del mundo entero calcular la huella ecológica de su bodega. Aunque las emisiones de dióxido de carbono en la viticultura no son muy altas, este tema es cada vez más importante. Con este paso se siguen además los objetivos del Estado de California, de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta 2020 al nivel de 1990.
Incremento de la calidad mediante la biodinámicaEn el escenario internacional, los certámenes de los “Vignerons d´ Exception” despiertan cada vez mayor interés. Nicolas Joly, viticultor de “La Loire” y filósofo del cultivo biodinámico, fue el fundador de esta agrupación. Su credo consiste en desarrollar el carácter del terruño (terroir), es decir, de la procedencia de los vinos, a través de los métodos de la biodinámica. Esta filosofía radica en aplicar no solo fertilizantes y pesticidas naturales, sino también productos especiales para fortalecer las plantas. Además tiene en cuenta la acción de los planetas. La biodinámica está introduciéndose en las principales empresas del mundo.
En tiempos en los que los vinos se semejan cada vez más en todo el mundo debido a la uniformidad de la técnica vitivinícola, el argumento del terroir cobra cada vez más peso. Entre los “Vignerons d´Exception” se encuentran ya productores de vinos ecológicos de Europa, América y Australia. Su presencia contribuye a incrementar el prestigio del vino ecológico.
Diversidad de la oferta y precios establesEl mercado internacional del vino ha estado marcado en los últimos años por la superproducción que ha originado una fuerte presión sobre los precios. Para algunos productores, la reconversión al cultivo ecológico ha sido una forma de evadirse de esta presión.
Sin embargo, las grandes reconversiones, sobre todo en el Sur de Europa, y últimamente también en los países del Nuevo Mundo, han desequilibrado la balanza. Hoy, los compradores disponen de una amplísima oferta. La presión sobre el mercado de vinos ecológicos es cada vez mayor, lo que es muy positivo sobre todo para el consumidor. Los precios no solo permanecen estables, sino que en parte también bajan. Fuente Biofach.

Peter Sisseck, el enólogo danés que ha revolucionado el mundo del vino, apuesta por el ecológico

El mundo del vino tiene estas cosas. Peter Sisseck, el enólogo danés que ha revolucionado el mundo del vino, cuyo Pingus se ha colocado entre los mejores vinos del mundo, un objeto de culto perseguido, pese a su precio (hasta de 1.500 euros por botella en añadas como la de 1995), por los enópatas de todo el orbe quiere rendir un homenaje a las elaboraciones tradicionales de la Ribera del Duero en su próximo proyecto.
Pero no sólo eso. El plan que ha diseñado es completamente verde en todos sus aspectos e incluye, junto a la elaboración de vino, el desarrollo de huertas, plantaciones de árboles frutales y hasta el manejo y la cría de ganado con el que obtendrá la basura con la que generará el compost para abonar las viñas. Todo ecológico.

El eje central de este complejo es la bodega, cuyas dependencias ocuparán varios edificios que suman 3.000 metros cuadrados y que está concebida para vinificar en torno a 300.000 litros de un vino concebido a la antigua usanza, o al menos esa es la intención de Sisseck.

La sala de elaboración estará compuesta por grandes depósitos de hormigón y madera y el uso de barrica será excepcional. “Las habrá pero serán viejas”, indica el enólogo, quien ya ha elaborado en 2007 la primera cosecha de este vino cuyo nombre está decidido a la espera de su aprobación definitiva y cuya etiqueta incluirá una cepa vieja y esbelta, con sus raíces incluidas, como único elemento visual en la imagen del nuevo vino, embotellado en botella borgoñona.

La obra comenzará en marzo de 2010 y se prevé que esté completamente acabada en 2014. “Se trata”, en palabras de su promotor, “de hacer una bodega no muy grande, con un vino de calidad y un precio razonable en el que trabajemos con uva de toda la Ribera del Duero; que no todos los vinos de Peter sean caros”.

Una de las razones fundamentales que le ha llevado a promover esta nueva bodega es la pérdida del principal patrimonio de la Ribera del Duero: la viña vieja que, aunque muy nombrada en todos los proyectos vitivinícolas, es más bien escasa. Sisseck recuerda con dolor como la última concentración parcelaria del municipio burgalés de La Horra ha acabado con 54 hectáreas de este preciado viñedo.

Pero aún hay más: la inmensa mayoría de los majuelos con una edad notable están en manos de las cooperativas y acceder a su fruto es misión casi imposible.

La decisión de dar vida a una nueva bodega se ha ido fraguando lentamente, pero la idea cuajó plenamente en 2007, una añada muy difícil en la Ribera del Duero en la que una granizada tempranera, nada más brotar la cepa, dejó muy tocada la cosecha de las parcelas destinadas a elaborar el Flor de Pingus, el segundo vino de su bodega Dominio de Pingus y que desde 2004, con el inicio de la construcción de la bodega en Quintanilla de Onésimo (Valladolid) tenía «vida propia» gracias a viñedos de La Horra, la mayoría en propiedad.

“El Flor de Pingus es un vino destinado a elaborarse todos los años, un vino que había adquirido su propia personalidad y que tiene su mercado y por la granizada de 2007 sólo pudimos hacer la mitad de lo previsto”, señala este enólogo, quien agregó que al no poder recurrir a uva de suficiente calidad para elaborar su Flor comenzó a acariciar la idea de construir una nueva bodega en la que un protagonismo esencial recayese en el viñedo.

“Se trata de promover un concepto nuevo de vino, de vinificar como se hacía antes, con tinajas de madera y tinos de cemento”, señaló el enólogo danés, quien se mostró partidario, después de unos cuantos años en la Ribera, “de devolver el conocimiento que hemos adquirido y contribuir a mejorar la calidad de los cosas”.

En el fondo, la iniciativa de Peter tiene perfil de una especie de cooperativa, pero del siglo XXI, en el que la propiedad de la bodega será suya pero la uva será aportada por viticultores que formarán parte del proyecto y evitar, en la medida de los posible, la reproducción de situaciones como la de La Horra.

El sistema de trabajo en este reto será similar al que desarrolla ahora en Dominio de Pingus con el único proveedor de uva que tienen para su segundo vino. “Nosotros trabajamos muy de cerca con la gente que colabora con nosotros, se les asesora permanentemente y se realizan los trabajos en su viñedo en la medida que ellos quieran: si quieren podar, lo hacen y si no lo hacemos nosotros, y lo mismo con el resto de trabajos de la vid”, señala el alma de Pingus, quien deja claro que todo, tanto lo propio como lo controlado, es completamente ecológico.

Y aquí radica precisamente una de las claves del nuevo proyecto: habrá un equipo de gente joven que asesore integralmente a los viticultores, tanto de trabajos relacionados con la viña como de papeleo y cualquier otro asunto relacionado directa o indirectamente con este campo y Peter y su equipo de encargarán de hacer el vino y de comercializarlo.

La bodega, que se levantará en una parcela de cuatro hectáreas situada junto a la pedanía vallisoletana de San Bernardo, junto al Monasterio de Valbuena, conllevará una inversión de tres o cuatro millones de euros y el proyecto arquitectónico, ya terminado, incluye 3.000 metros cuadrados construidos en diferentes edificios de líneas rectas separados entre sí, lo que permitirá acometer su construcción por fases y crear una especie pequeño pueblo para dar un servicio integral a los viticultores que se queden en los pueblos de la Ribera.

El 39% de los consumidores españoles, está dispuesto a pagar un 10% más por un producto ecológico

El 39% de los consumidores españoles, y el 48% a nivel mundial, está dispuesto a pagar un 10% adicional para comprar productos sostenibles, pese a la crisis económica.
Así, según explicó el responsable de operaciones de Havas Media en España, José María Frigola, durante la presentación del estudio hoy en Madrid, “la sostenibilidad está desafiando la crisis económica”, ya que es el componente “en el que menos han recortado las empresas”.
Además, aunque las principales preocupaciones de los encuestados han cambiado desde que se realizó la última encuesta, y ahora el desempleo y la situación económica es la principal preocupación a nivel mundial, los temas relacionados con la sostenibilidad “ocupan el segundo puesto de una manera consolidada”, afirmó el presidente de Havas Media, Fernando Rodés.

“Los consumidores conocen el tema a un nivel que no sospechábamos y han pasado a la acción”, aseguró Rodés. De hecho, de acuerdo al estudio, un 77 por ciento de los consumidores españoles considera que se debería castigar a las empresas irresponsables, y un mismo porcentaje afirma que debería premiarse a las compañías que se comporten de manera sostenible.

Asimismo, el 80 por ciento de los consumidores a nivel mundial opinan que las empresas deben “liderar” el cambio hacia un modelo productivo más sostenible, y el 80 por ciento de los españoles considera lo mismo, mientras que sólo un 30 por ciento afirma que los Gobiernos son los principales responsables del problema.

No obstante, “las empresas deben entender que la sostenibilidad no es lo que uno quiere parecer sino lo que uno es”, afirmó Rodés, quien señaló que si las quieren hacer de sus inversiones en sostenibilidad una ventaja competitiva deben ser coherentes con lo que dicen y hace, ya que, todavía, el 72 por ciento de los compradores españoles y, el 64 de los consumidores a nivel mundial, consideran que las empresas sólo invierten en sostenibilidad por ‘marketing’.

LOS MEJOR POSICIONADOS.

Junto al estudio, Havas Media presentó ‘Sustainable Futures Quotient (SFQ), una herramienta que permite analizar y comparar las prácticas puestas en marcha por distintas compañías en materia de sostenibilidad y evaluar en qué medida contribuyen a generar valor de marca.

Tras analizar 20 marcas de 8 sectores diferentes, Havas Media concluye que las marcas mejor posicionadas en materia de sostenibilidad en España son Danone, Nestlé y El Corte Inglés, mientras que a nivel mundial los mejores resultados los obtienen Danone, Nestlé y Unilever.

Por contra, los sectores que peores resultados obtienen son las empresas petrolíferas, las de automoción y las de servicios públicos como la electricidad y el gas. Lo mismo ocurre con las compañías de bienes de consumo que quedan “más rezagadas” en este sentido. Por último, el sector de las telecomunicaciones y el sector financiero son considerados como los que menor impacto tienen.

Fomento del consumo local de productos ecológicos en Andalucía

COAG ha solicitado al director general de Producción Ecológica que desde la Administración andaluza se fomenten las iniciativas de venta local y el conocimiento de la producción ecológica agrícola y ganadera.
Pese a que España es junto con Italia el mayor productor de alimentos ecológicos de Europa, nuestro país se encuentra a la cola del consumo con sólo 6 euros por habitante y año, por lo que la mayor parte de la producción se dedica a la exportación. Estos envíos se realizan por los mismos canales que la agricultura convencional, lo que ha provocado que la comercialización ecológica se vea aquejada de los mismos problemas, es decir, un exceso de intermediarios que encarecen el precio final del producto.

Los consumidores españoles perciben los alimentos ecológicos como caros. Este concepto de producto caro lo están originando los intermediarios que gravan excesivamente su comercialización. Para intentar revertir esta situación, los responsables del sindicato agrario han pedido a la Administración autonómica que fomente las iniciativas orientadas a la distribución local de alimentos ecológicos, así como un mayor conocimiento de este tipo de producciones entre los ciudadanos andaluces.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR