4 frutas que debes comer por sus propiedades y beneficios

4 frutas que debes comer por sus propiedades y beneficios
4 frutas que debes comer por sus propiedades y beneficios

Las frutas nos aportan vitaminas y minerales, que mejoran en el organismo el aprovechamiento de los nutrientes que hay en otros alimentos, y fibras, que prolongan la sensación de saciedad, porque aumentan el volumen dentro del estómago, y favorecen el funcionamiento intestinal.

A continuación os hablaremos de algunas frutas, su aportación nutricional y los beneficios que su consumo produce en nuestro cuerpo. El kiwi por su alto contenido en vitamina C y ácido fólico, el melón por ser rico en carotenoides y vitamina A, la piña por sus múltiples beneficios y el plátano por ser una fuente sana de energía y su alto contenido en potasio.

Kiwi

El kiwi es una excelente fuente de vitamina C y ácido fólico, lo que le confiere unas sorprendentes propiedades antioxidantes que ayudan a proteger el núcleo del ADN de las células humanas.

Principal aporte nutricional por cada 100 gr.

Agua: 87 g.
Energía: 51,80 Kilocalorías
Hidratos de carbono: 9,12 g.
Fibra: 2,12 g.

Las principales vitaminas y minerales que nos aporta el consumo de kiwi son:

Vitaminas: carotenoides: 37,25 µg, vitamina C: 43,14 mg, vitamina A: 6,22 µg y ácido fólico: 26,83 µg

Minerales: potasio: 290 mg, magnesio: 14,93 mg, calcio: 34,11 mg y sodio: 4 mg

Melón

Entre los beneficios para la salud que produce el consumo de melones podemos destacar su capacidad para ayudar en las dietas para la pérdida de peso, estimular el sistema inmunológico, prevenir ciertos tipos de cáncer, mejorar la visión, mejorar el proceso digestivo, proteger la salud del corazón y proteger contra la diabetes.

Principal aporte nutricional por cada 100 gr.

Agua: 85,90 g.
Energía: 55,44 Kilocalorías
Hidratos de carbono: 12,40 g.
Fibra: 0,73 g.

Las principales vitaminas y minerales que nos aporta el consumo de melón son:

Vitaminas: carotenoides: 669,33 µg, vitamina C: 32,10 mg, vitamina A: 111,90 µg y ácido fólico: 2,70 µg

Minerales: potasio: 310 mg, magnesio: 11,80 mg, calcio: 15,60 mg y sodio: 17 mg

Piña

La piña es una fruta que produce innumerables beneficios para nuestra salud: mejora la salud respiratoria, cura la tos y los resfriados, mejora la digestión, ayuda a perder peso, fortalece los huesos, mejora la salud bucal, reduce la inflamación, previene el cáncer, aumenta la salud del corazón, combate las infecciones y parásitos, mejora el sistema inmunológico y aumenta la circulación.

Principal aporte nutricional por cada 100 gr.

Agua: 86,90 g.
Energía: 50,76 Kilocalorías
Hidratos de carbono: 10,40 g.
Fibra: 1,90 g.

Las principales vitaminas y minerales que nos aporta el consumo de piña son:

Vitaminas: carotenoides: 36,80 µg, vitamina C: 14,99 mg, vitamina A: 6,13 µg y ácido fólico: 5 µg

Minerales: potasio: 175 mg, magnesio: 16,90 mg, calcio: 14,50 mg y fósforo: 14 mg

Plátano

El plátano se caracteriza por ser una fuente saludable de energía, por lo que es muy recomendable su consumo cuando se realizan esfuerzos físicos como en el caso de los deportistas, y por su alto contenido en potasio, componente importante de las células y los fluidos corporales que ayuda a controlar la frecuencia cardíaca y la presión arterial y contrarrestar los efectos negativos del sodio.

Principal aporte nutricional por cada 100 gr.

Agua: 75,30 g.
Energía: 95,03 Kilocalorías
Hidratos de carbono: 20,80 g.
Fibra: 2,55 g.

Las principales vitaminas y minerales que nos aporta el consumo de plátano son:

Vitaminas: carotenoides: 227,94 µg, vitamina C: 11,50 mg, vitamina A: 38 µg y ácido fólico: 20 µg

Minerales: potasio: 370 mg, magnesio: 36,40 mg, calcio: 7,30 mg y fósforo: 14 mg

Cómo hacer leche de almendras casera y descubrir sus beneficios para la salud

Cómo hacer leche de almendras casera y descubrir sus beneficios para la salud
Cómo hacer leche de almendras casera y descubrir sus beneficios para la salud

La leche de almendras es una alternativa rica y saludable a otras leches de origen animal y vegetal.

Muy fácil de hacer, la leche de almendras destaca también por su sabor suave y por sus múltiples beneficios para la salud.

Para su elaboración tan sólo necesitaremos los siguientes ingredientes:

– Una taza y media de almendras
– Cuatro tazas de agua
– Una vaina de vainilla
– Una cucharada de miel o stevia

Para hacer la leche de almendras, lo primero que debemos hacer es cubrir las almendras con agua y dejarlas a remojo durante 12 horas. Después debemos de desechar el agua y pondremos las almendras en una batidora o licuadora con las cuatro tazas de agua limpia para batir durante 2 ó 3 minutos hasta obtener una mezcla suave.

Colamos la mezcla con un paño de cocina y volvemos a introducirla en la licuadora con la vainilla y la miel o la stevia para batir un minuto más.

Ya tenemos lista nuestra leche de almendras que podremos conservar en un recipiente de vidrio en la nevera hasta una semana.

Además de rica, nos puede proporcionar los siguientes beneficios para la salud:

– Por su alto contenido en calcio y vitaminas, es ideal para prevenir la osteoporosis.

– Por su baja naturaleza glucémica, es ideal para los diabéticos.

– Ayuda a mantener la presión arterial y tener un corazón sano por su baja cantidad de sodio y por no contener colesterol.

– Su alto contenido en vitamina D puede ayudar a prevenir el Alzheimer.

Beneficios de la agricultura ecológica según un amplio estudio de la Universidad de Washington

Beneficios de la agricultura ecológica según un amplio estudio de la Universidad de Washington
Beneficios de la agricultura ecológica según un amplio estudio de la Universidad de Washington

El mayor estudio de este tipo realizado hasta la fecha ha puesto de manifiesto que los alimentos y los cultivos ecológicos tienen una serie de ventajas con respecto a los convencionales, entre los que se citan su mayor contenido en antioxidantes y menor cantidad de residuos de plaguicidas.

El estudio tuvo en cuenta una cifra sin precedentes de 343 publicaciones que comparan la calidad nutricional y la inocuidad de los alimentos ecológicos y los convencionales, incluyendo frutas, verduras y cereales. El equipo de estudio ha aplicado técnicas de meta-análisis sofisticadas para cuantificar las diferencias entre los alimentos orgánicos y no orgánicos.

“La ciencia sigue su marcha”, dijo Charles Benbrook, un investigador de la Universidad Estatal de Washington y co-autor estadounidense del documento publicado en el British Journal of Nutrition. “Nuestro equipo aprendió valiosas lecciones de los estudios anteriores sobre este tema, y se benefició de la notable amplitud de estudios científicos y de su experiencia.”

La mayor parte de las publicaciones incluidas en el estudio se centraron en los cultivos en la misma zona, en suelos similares. Este enfoque reduce otras posibles fuentes de variación en los parámetros nutricionales y de seguridad.

El equipo de investigación también encontró que la calidad y la fiabilidad de los estudios de comparación se ha mejorado mucho en los últimos años, lo que ha llevado al descubrimiento de diferencias significativas en la seguridad alimentaria y nutricional no detectados en estudios anteriores. Por ejemplo, el nuevo estudio incorpora los resultados de un proyecto de investigación liderado por la WSU John Reganold que comparó la calidad nutricional y sensorial de las fresas orgánicas y las convencionales cultivadas en California. En respuesta a los resultados del nuevo papel, dijo Reganold, “Este es un estudio impresionante, y sus principales hallazgos nutricionales son similares a los nuestros sobres la fresa de 2010.”

El estudio del British Journal of Nutrition fue dirigido por científicos de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido, con la ayuda de Benbrook en el diseño del estudio, la redacción del documento, y la revisión de la literatura científica, sobre todo en los estudios en Norte y Sur América. En general, el equipo halló que los cultivos orgánicos tienen varios beneficios nutricionales que se derivan de la forma en que se producen los cultivos. Una planta en un campo manejado convencionalmente tendrá altos niveles de nitrógeno sintético y producirán más azúcares y almidones. Como resultado, contendrá menores concentraciones de otros nutrientes, incluyendo los antioxidantes tan beneficiosos para la salud.

Sin los pesticidas químicos sintéticos aplicados en los cultivos convencionales, las plantas ecológicas tienden a producir más fenoles y polifenoles para defenderse de los ataques de plagas y lesiones relacionadas. En las personas, los fenoles y polifenoles pueden ayudar a prevenir las enfermedades provocadas o promovidas por daños oxidativos, como las enfermedades coronarias, cerebrovasculares y ciertos tipos de cáncer.

En general, los cultivos ecológicos tenían concentraciones de entre un 18 a un 69 por ciento más altos de compuestos antioxidantes. El equipo concluyó que los consumidores que se cambian a las frutas, verduras y cereales ecológicos, obtendrían entre un 20 y un 40 por ciento más de antioxidantes. Eso es el equivalente a cerca de dos porciones adicionales de frutas y verduras al día, sin aumento de la ingesta calórica.
Los investigadores también denotaron que los residuos de plaguicidas fueron de tres o cuatro veces más probables en los alimentos convencionales que en los orgánicos, ya que los agricultores orgánicos no están autorizados a aplicar plaguicidas sintéticos tóxicos. Mientras que las cosechas de los campos manejados orgánicamente a veces contienen residuos de plaguicidas, los niveles son por lo general de 10 veces a 100 veces menor en los alimentos orgánicos, en comparación con los correspondientes alimentos cultivados convencionalmente.

“Este estudio nos dice cómo los alimentos ecológicos de origen vegetal son nutricionalmente superiores y proporcionan beneficios para la salud”, dijo Benbrook.

En un hallazgo sorprendente, el equipo concluyó que los cultivos convencionales tenían más o menos el doble de cadmio, un contaminante de metales pesados ​​tóxicos, que los cultivos orgánicos. La explicación más aceptada es que ciertos fertilizantes aprobados para su uso sólo en las granjas convencionales de alguna manera hacen que el cadmio acceda a las raíces. Una duplicación de cadmio en los alimentos podría hacer que superásemos los niveles seguros de ingesta diaria.

“Nos beneficiamos de un conjunto mucho más grande y de más alta calidad de estudios que nuestros colegas que llevaron a cabo las revisiones anteriores”, dijo Carlo Leifert, profesor de la Universidad de Newcastle y líder del proyecto.

Aceite de cáñamo ecológico. Descubre sus propiedades y beneficios para la salud

Aceite de cáñamo ecológico. Descubre sus propiedades y beneficios para la salud
Aceite de cáñamo ecológico. Descubre sus propiedades y beneficios para la salud

Obtenido de las semillas de la planta del cáñamo, el aceite de cáñamo ecológico es un tipo de aceite vegetal que se puede usar para cocinar y preparar los alimentos. Es un derivado de la planta del cáñamo que no es una droga, a diferencia de la marihuana, que también procede de la planta del cáñamo. El aceite es bajo en grasas saturadas y contiene ciertos nutrientes. También puede tener beneficios para la salud, por lo que merece la pena incluirlo en su plan de alimentación saludable.

Contenido de grasas
Una cucharada de aceite de cáñamo ecológico contiene 14 gramos de grasa, de los cuales sólo 1 gramo está saturada. Este bajo contenido de grasa saturada es un beneficio principal de utilizar el aceite de cáñamo en lugar de grasas animales como la manteca y la mantequilla. Mantener el consumo de grasas saturadas a menos del 7 por ciento de su consumo total de calorías es una manera de reducir su riesgo de tener el colesterol alto y padecer enfermedades del corazón. El aceite de cáñamo ecológico también contiene ácidos grasos que pueden ayudar a reducir su riesgo de enfermedad cardíaca, según un artículo de 2014 publicado en el “Journal of Agricultural and Food Chemistry”.

Nutrientes en el aceite de cáñamo ecológico
El aceite de cáñamo contiene todos los aminoácidos esenciales.Los aminoácidos esenciales ayudan a mantener las proteínas en su cuerpo, lo cual puede prevenir la pérdida muscular. El aceite de cáñamo proporciona pequeñas cantidades de vitaminas y minerales, incluyendo calcio, potasio, magnesio, cobre, ácido fólico y vitaminas B-6 y E.

Beneficios potenciales sobre la salud
Los ácidos grasos presentes en el aceite de cáñamo ecológico ofrecen ciertos beneficios para la salud. Por ejemplo, el aceite contiene sitosterol, que puede ayudar a reducir el colesterol. También contiene tocoferoles, los cuales tienen propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir el daño celular y el cáncer. El aceite de cáñamo también contiene una proporción de 3 a 1 entre los ácidos grasos omega-3 y los ácidos grasos omega-6, lo que puede ayudar a reducir su riesgo de padecer cáncer, inflamación y coágulos de sangre. Los ácidos grasos también promueven la función normal del cerebro.

Aceite de cáñamo ecológico en su dieta
El aceite de cáñamo ecológico tiene un sabor a nuez que mejorará muchas recetas. Úselo en la mayoría de los alimentos o recetas en los que normalmente usaría aceite de oliva. Sin embargo, el aceite de cáñamo pierde calidad y sabor si se calienta a temperaturas superiores a 60 grados centígrados, por lo que no es adecuado para freír alimentos. Utilice el aceite de cáñamo para saltear verduras o para hacer aderezos para ensaladas caseras.

Zumos naturales de frutas y verduras. Beneficios para nuestra salud

Zumos naturales de frutas y verduras. Beneficios para nuestra salud
Zumos naturales de frutas y verduras. Beneficios para nuestra salud

Los zumos naturales de frutas y verduras son la “comida rápida” ideal para el estilo de vida actual. Contienen todos los nutrientes de los productos que los componen, pero de una forma concentrada. Además los nutrientes son asimilados rápidamente, ya que nuestro cuerpo no tiene que separarlos de la fibra.

No debemos tener miedo de experimentar con diferentes combinaciones de zumos, sólo hay que dejar que nuestro paladar sea nuestra guía. Los zumos de verduras que tienen un sabor “fuerte” como la espinaca y la remolacha, son ricos en compuestos que deben ser consumidos en pequeñas cantidades. Podemos combinar estos zumos con otros de sabor más suaves como el de zanahoria, el de apio, o el zumo de manzana.

Hoy en día se admiten al menos tres beneficios para nuestra salud de los zumos naturales de frutas y verduras:

Los zumos naturales de frutas y verduras proporcionan los nutrientes esenciales para el crecimiento y la regeneración celular.

Las frutas y algunas verduras contienen cantidades sustanciales de carbohidratos que suministran la mayor parte de la energía que utilizamos para vivir y llevar a cabo nuestro trabajo diario.

Las frutas y verduras contienen cantidades generosas de vitaminas. Las vitaminas regulan el metabolismo y ayudan en la conversión de las grasas y carbohidratos en energía.

Las frutas y verduras contienen minerales que son necesarios para la función nerviosa y muscular y son el material de construcción necesario para el tejido corporal.

Los zumos naturales de frutas y verduras tienen un efecto protector

Las frutas y verduras pueden proteger el cuerpo contra enfermedades graves como el cáncer y las enfermedades del corazón. Algunos son ricos en sustancias llamadas antioxidantes, como el beta caroteno, vitaminas C y E y el selenio, que son nutrientes que protegen las membranas celulares contra el daño de los radicales libres. Algunos son ricos en otros compuestos contra el cáncer. Esto es especialmente cierto al hablar de la familia de las crucíferas a la que pertenece la col.

Los zumos naturales de frutas y verduras tienen un efecto medicinal.

Las frutas y verduras pueden ser tus mejores medicamentos sin receta. Por ejemplo, los arándanos son un agente anti-diarreico efectivo, y el jengibre alivia las náuseas y el malestar estomacal causado por el embarazo.

Los zumos naturales son un complemento alimenticio perfecto. Son mucho más potentes que los nutrientes aislados que se encuentran en las pastillas de vitaminas. Los nutrientes tienen influencia unos sobre otros y, por lo tanto, no deben ser separados. Parte de esta influencia es un efecto sinérgico entre los nutrientes, lo que significa que los nutrientes combinados naturalmente en los alimentos trabajan juntos de manera más eficaz que cuando se separan como un solo suplemento.

Durante siglos, las plantas se han utilizado por sus efectos medicinales. En una máxima frecuentemente citada, el padre de la medicina, Hipócrates, dijo que debemos dejar que el alimento sea nuestra medicina. Sin embargo, los zumos naturales de frutas y verduras no deben ser un sustituto de la atención médica, sino más bien una forma valiosa para complementarla.