Soluciones caseras y naturales para eliminar las manchas de la piel

Soluciones caseras y naturales para eliminar las manchas de la piel

Las manchas arruinan nuestro sueño estético de lucir una piel uniforme e inmaculada. ¿De quién es la culpa y que se puede hacer?

Según las estadísticas que manejan los médicos, más del 21% de las visitas a los dermatólogos se deben a problemas de manchas en la piel y el 63% de las manchas se deben al sol.

Cosmética ecológica

http://www.productosecologicossinintermediarios.es/Cosmetica-ecologica

Los mejores cosméticos ecológicos para usted y su familia.

Sin productos químicos, cien por cien naturales.

Las manchas en la piel son alteraciones en la coloración de la piel producidas por causas diversas. Muchas de ellas, como los lunares o las manchas del embarazo, no suponen otra cosa que un problema estético. Otras veces, ciertas manchas, como las hepáticas, tienen su fundamente en el mal funcionamiento de algún órgano, por lo que su tratamiento, además de responder a una cuestión de apariencia personal, requiere solucionar el problema de salud que las ocasiona.

Para eliminar las manchas en la piel los tratamientos comunes pueden ser exfoliantes o blanqueadores; también hay algunas recetas caseras que trabajan con cierta efectividad.

En casos más drásticos, hay soluciones con láser.
Pero el primer remedio para eliminar una mancha es evitar que se siga oscureciendo. No podemos enfatizar suficiente la importancia de protegerse contra el sol.

Causas que las producen

– Pecas. Son acumulaciones de pigmento que se producen en forma redondeada y no uniforme sobre la piel. No presentan ningún inconveniente respecto a la salud. A veces desaparecen con la edad. Son más abundantes en personas de piel blanca que en los de piel morena. Se hacen más abundantes con el contacto con el sol.

– Lunares. Pueden ser desde marrones hasta negros, con aspecto plano o en relieve. Se conocen como nevus. Se producen por un exceso de pigmentación o por acumulación de pequeños vasos sanguíneos. Tienen un carácter congénito. Con la edad pueden desaparecer o hacerse mayores. No presentan ningún problema físico, aunque muchas veces suponen un problema estético. Debe vigilarse que no piquen, sangren o que cambien bruscamente de coloración, tamaño o forma; en cuyo caso debe hacerse una visita al dermatólogo.

– Manchas de sol. Son producidas por una excesiva exposición al sol que produce un aumento de la melanina. Estas son muy habituales en la gente mayor que se somete a baños de sol. Tienen un aspecto más irregular y más grande que las pecas.

– Manchas en el embarazo. Son las aparecidas durante el embarazo (cloasma o melasma). Son manchas de color claro. Se producen por una alteración hormonal durante esta época, y por la ingestión de anticonceptivos y hormonas durante la menopausia. Aparecen en ciertas partes de la cara, como la frente o las mejillas y en el pecho. La exposición al sol predispone su aparición.

-Manchas azulas en la piel. Pueden aparecer como consecuencia de un golpe. A veces aparecen sin una causa aparente y de una manera habitual. Estas pueden responder a motivos diferentes, desde una medicicación a base de productos anticoagulantes, problemas de coagulación en la sangre ( aspirinas, por ejemplo) en enfermedades como la hemofilia, algún tipo de deficiencia nutricional en el que falta la vitamina C, K o el ácido fólico, infecciones de la sangre, del hígado, o algún tipo de cáncer. De aparecer éstas y no estar motivadas por algún golpe, lo más aconsejado es una visita al médico.

-Vitíligo. Aparecen en forma de placas blancas, a veces rodeadas de un borde más oscuro. Se producen como consecuencia de la perdida de pigmentación en la piel por causas muy variadas, desde problemas en la tiroides hasta reacciones autoinmunológicas de la propia piel.

-Manchas de nacimiento. De color rojizo o marronoso. Tienen su origen en el nacimiento y presentan formas y tamaños muy variados.

Los perfumes y las manchas

El uso de perfumes y cosméticos durante la exposición solar puede provocar la aparición de manchas en la piel, pero no revisten gravedad y suelen desaparecer en poco tiempo.

Las radiaciones solares y algunas fragancias o cosméticos perfumados interactúan de tal modo que provocan reacciones cutáneas de diversa consideración. La más leve, aunque antiestética, es la aparición de manchas oscuras y de bordes difusos en la piel. La causa se encuentra en el contenido de estas fragancias, como el alcohol, la bergamota o el almizcle, que provocan fototoxicidad y producen una reacción alérgica: un exceso de melanina y pigmentación. Son manchas que pueden perdurar durante meses, aunque suelen desaparecer sin necesidad de recurrir a un tratamiento farmacológico.

¿Cómo quitar las manchas en la piel?

Liberarse de una exposición prolongada al sol puede ser el mejor antídoto para que no aparezcan muchas de las indeseadas manchas en la piel. Las personas que tienen tendencia a desarrollar manchas deberían utilizar protección solar con factores elevados.

La clave está en utilizar un protector solar de calidad, no solamente en verano pero todo el año con un mínimo de 15 FPS. No solamente las pieles más claras sino también las pieles medias y oscuras puesto que todas pueden sufrir los efectos negativos de la exposición a los rayos UV.

De presentarse estos problemas, la medicina y la cosmética moderna cuentan con procedimientos muy variados para su parcial o total eliminación. Podemos acudir a la ayuda del láser, de cremas blanqueadoras o decolorantes, la aplicación de técnicas como el peeling que elimina las células de la epidermis e incentiva la aparición de otras nuevas, etc. Pero también podemos optar por estas

Soluciones naturales caseras

  • Perejil: Tiene propiedades blanqueadoras y resulta ideal para aclarar manchas de la piel de cualquier tipo. Machacar una rama de perejil y aplicar el jugo con una gasa sobre las pecas, manchas producidas por el sol, etc.
  • Zanahoria: Exteriormente puede utilizarse para curar los problemas de la piel, como eczemas, heridas o quemaduras solares. Es muy útil para paliar la acción destructiva de los rayos ultravioletas, motivo por el cual forma parte en la composición de muchos filtros solares. Aplicada en forma de mascarilla sobre la cara ayuda a limpiar de manchas la piel al eliminar las células epidérmicas y favorecer su renovación. Mascarilla de zanahorias ralladas durante media hora. Limpiar con agua fría
  • Limón: Aplicar varias veces el zumo de limón sobre la zona manchada
  • Diente de león: Especialmente adecuado para eliminar las pecas. Machacar unas hojas y aplicar el jugo sobre las pecas.
  • Caléndula: Aplicar varias veces el zumo de caléndula sobre la zona manchada
  • Pepino: Machacar un pepino y aplicar el jugo sobre las manchas
  • Yogurt: Debido a la presencia de AHA en su contenido, puede ayudar a desvanecer las manchas.
  • Avena: algunas de sus mejores exfoliaciones se hacen con avena. Y para combatir manchas, la avena con miel y yogur producen un efecto clarificador.

Te recomendamos una mascarilla facial opcional a base de limón o naranja agria (vitamina C) y yogurt natural (proteína y calcio). Mezcla muy bien el jugo de una naranja agria o el jugo de dos limones con un cuarto de taza de yogurt natural, una vez que la mezcla este lista y totalmente homogénea aplícate sobre toda el área que deseas desmanchar (ya sea cara, cuello, pecho, hombros, manos, etc.) deja reposar la mezcla de 35 a 45 minutos (hasta que esta este seca y se haya absorbido) luego enjuágate con abundante agua. Repite este proceso todas las noches y si es posible deja reposar la mezcla en tu piel toda la noche hasta el día siguiente para obtener mayores beneficios y acelerar el proceso de despigmentación de la piel.

Fuente: estetica-natural.com

Cómo hacer leches vegetales caseras

Cómo hacer leches vegetales caseras

Son preparaciones sencillas y económicas que se obtienen a partir de semillas y agua. Aportan gran concentración de vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales. Lo ideal es alternar su uso y observar como se asimilan.

Para la preparación se requiere una licuadora, un molinillo de semillas, un colador de malla fina y un trozo de liencillo. Estas leches no se conservan más de 48 horas en la nevera, siendo lo ideal consumirlas dentro de las primeras 24 horas. Utilizar en lo posible agua filtrada o embotellada.

El endulzado es siempre opcional, pudiendo utilizarse miel de abejas, azúcar mascabo ó yerba dulce (stevia rebaudiana). Lo ideal es acostumbrarse a los sabores genuinos. Estas leches pueden complementarse con zumo de frutas o verduras (manzanas, uvas, duraznos, zanahorias, apio, etc). También puede elevarse su tenor graso con la adición de aceites vegetales prensados en frío (oliva, soja, lino, girasol, chía, sésamo). El residuo de la elaboración de estas leches, puede utilizarse para enriquecer masas, rellenos u otras preparaciones.

Principios fundamentales para hacer cualquier tipo de leche:

Recuerde, el primer principio es remojar las semillas o nueces en agua durante un tiempo suficiente como para ablandarlas. Por lo regular unas 10-24 horas serán más que suficientes. Por lo general el agua deberá estar fría o tibia. Algunas veces será caliente. Una vez ablandadas estarán listas para ser molidas ya sea con un procesador de alimentos, con una licuadora (batidora) o cualquier instrumento culinario que pueda fragmentar finamente o moler las semillas.

El segundo principio es el de usar una cantidad apropiada de semillas. Recuerde que de soja hay unas dos mil variedades y que cada una de ellas puede darle un sabor diferente. La más comúnmente usada es la blanca. Si la mezcla le sale muy concentrada, deberá diluirla al gusto.

El tercer principio es ser creativo. Añada frutas al gusto. Recuerde su gusto y el de su familia son únicos. No se desanime. Si está muy concentrado, dilúyalo; si esta muy amargo, añada frutas o miel o cualquier endulzante natural.

Recetario de lácteos vegetales

LECHE DE ALMENDRAS

Leche de almendrasIngredientes:

– quince almendras peladas
– medio litro de agua
Elaboración:
Pelar las almendras y agregar el agua. Dejar 12 horas en remojo y luego licuar todo. Filtrar y endulzar.

Variante: utilizar semillas de girasol, nueces o mezclas.

La almendra es una de las semillas oleaginosas más nutritivas y es altamente alcalina. Contiene proteínas de alto valor biológico, minerales, vitaminas y ácidos grasos esenciales. Aporta más calcio que la leche de vaca: 100g de leche de almendras aportan 252mg de calcio. Esta leche es ideal para el sistema nervioso y muy digestiva (no produce fermentaciones). Se aconseja para los niños, deportistas, embarazadas y madres en lactancia.

LECHE DE ARROZ

Ingredientes:

– una taza de arroz integral
– diez tazas de agua
– cucharadita de sal marina fina
Elaboración:
Lavar y tostar el arroz a fuego mínimo sin utilizar vehículo graso, hasta que se dore. Revolver con cuchara de madera. Agregar el agua y cocinar durante unas 2 horas tapado y a fuego lento. Luego filtrar y endulzar.

LECHE DE AVENA

Ingredientes:

– media taza de avena arrollada
– un litro de agua
Elaboración:

Mezclar la avena con el agua y llevar al fuego hasta que hierva, bajar el fuego al mínimo y cocinar 3 minutos. Al apagar el fuego mezclar bien y dejar reposar 10 minutos. Licuar la preparación y filtrar, exprimiendo bien el filtro.

Esta leche favorece el peristaltismo intestinal y actúa como un gel que suaviza las mucosas intestinales. La avena es sedante y relajante del sistema nervioso. La leche de avena puede utilizarse a nivel externo para trabajar sobre lesiones de la piel, dado que es emoliente. Usar en las enfermedades eruptivas de los niños, eczemas, reacciones alérgicas. Se pueden hacer baños de inmersión poniendo la leche en la bañera, completándola con agua. Al filtrar la leche hacer una masa y utilizar para aplicar sobre la piel como si fuese una esponja.

LECHE DE CEREALES (KOKOH)

Esta leche se usa habitualmente en la escuela macrobiótica. Hay dos formulas principales:

Ingredientes:

– 35 % arroz integral yamaní
– 60 % arroz moti integral
– 5 % semillas de sésamo blanco
– 55% arroz integral yamaní
– 25 % arroz moti integral
– 15 % avena arrollada
– 5 % semillas de sésamo blanco
Elaboración:

Tostar los ingredientes en una sartén a fuego mínimo sin utilizar ningún vehículo graso, hasta que se doren. Revolver a menudo con una cuchara de madera. Mezclar y moler los ingredientes tostados hasta obtener un polvillo fino. Para preparar la leche usar 1 cucharadita y media de polvo en tres cuartos taza de agua la primera semana, para llegar luego a 1 cucharada por cada ¾ taza de agua. Cocinar la leche mezclando bien durante la cocción que se realiza a temperatura media hasta lograr la consistencia deseada (mínimo 20 minutos). Filtrar.

LECHE DE LINO

Ingredientes:

– una taza de semillas de lino
– un litro de agua
Elaboración:

Pasar las semillas por un molinillo y luego licuar con el agua. Dejar reposar 2 a 3 horas, filtrar y endulzar.

Es una leche altamente nutritiva y proteica. Aporta ácidos grasos esenciales, sobre todo los imprescindibles omega 3. Ideal para trastornos intestinales y constipados. Sus mucílagos son una óptima nutrición para la flora intestinal y para proteger las mucosas.

LECHE DE QUINOA

Leche de quinoaIngredientes:

– dos cucharadas de quinoa
– una taza y media de agua caliente
Elaboración:

Remojar el grano al menos dos horas. Llevar a hervor y cocinar a fuego mínimo unos minutos. Colar con un lienzo y endulzar si es necesario.

Esta leche es utilizada en los países andinos para alimentar a los bebés. No resulta alergénica y es muy alcalina y proteica.

LECHE DE SÉSAMO

Ingredientes:

– cuatro tazas de semillas de sésamo integral
– medio litro de agua
Elaboración:

Moler las semillas en un molinillo. Agregarles el agua y licuar bien ambos ingredientes. Dejar macerar unas tres horas, luego filtrar y endulzar. Otro sistema para obtener leche de sésamo consiste en mezclar en la licuadora una taza de manteca de sésamo (tahin) con dos tazas de agua.

Las semillas de sésamo son muy ricas en ácidos grasos esenciales, lecitina, minerales y vitaminas. La lecitina es una grasa fosforada y un nutriente de las células cerebrales. La leche de sésamo tiene más calcio que la leche de vaca: 100g de semillas de sésamo sin tostar contienen 1.125mg de calcio, mientras que dos vasos de leche de vaca contienen sólo 500mg.

Mascarillas caseras para el cuidado de la cara.

– Mascarilla facial blanqueante de limón y yogurt: para ocultar las marcas del acné.

Limón y yogurt

Muchas cremas blanqueadoras de la piel de farmacia contienen hidroquinona, que literalmente elimina melanina de las células para quitar la coloración de la piel, o mercurio, que cuando es absorbido en altas dosis, con el tiempo, potencialmente puede conducir a envenenamiento por mercurio. Limón y yogurt producen el mismo efecto sin necesidad de tratamientos duros. Utilizar esta máscara como tratamiento para zonas localizadas especialmente  o sobre toda la cara.

Beneficios naturales:

Las propiedades de blanqueamiento natural del limón y el yogur ayudan a atenuar las marcas que deja el acné, mientras que las proteínas del huevo aumentan las defensas naturales de su piel contra un futuro desgaste. Los beneficios antibacterianos de la miel calman la piel.

Notará sus efectos en 8 aplicaciones aproximadamente.

Ingredientes:

2 cucharadas de miel

4 cucharadas de jugo de limón recién exprimido

3 cucharaditas de yogur griego

1 huevo

Instrucciones:

1. Combinar todos los ingredientes en un tazón y batir hasta que se espese la máscara.

2. Se aplica sobre el rostro limpio y seco y dejar actuar durante 15 minutos. Limpie suavemente con agua caliente.

La solución permanecerá fresca durante una semana en el refrigerador.

– Mascarilla de arcilla y huevos: Limpieza facial a fondo

Mascarilla huevos

Proteja su piel del sol, el aire y el viento con esta máscara reafirmante natural. Hacer una pequeña inversión en arcilla blanca y aceite de manzanilla (dos productos claves para un esteticista) para combinar con la harina de maíz y la clara de huevo que siempre suelen estar al alcance en su cocina.

Beneficios naturales:

Esta máscara se usa como un reafirmante natural y temporal para la piel colgante y flácida. La arcilla elimina de la piel las impurezas, mientras que la proteína del huevo protege la piel del sol, el aire y el viento.

Notará su efecto con unas 10 aplicaciones

Ingredientes:

2 cucharadas de arcilla blanca

1 cucharada de harina de maíz

1 huevo

1 gota de aceite de manzanilla

Instrucciones:

1. Mezcla los ingredientes en un tazón. Mezclar bien para disolver completamente de huevo.

2. Se aplica en el rostro limpio y seco. Si la mezcla queda demasiado gruesa, diluir con té de manzanilla recién hecho.

3. Dejar secar y limpie con agua tibia.

La solución permanecerá fresca durante una semana en el refrigerador.

– Mascarilla de yogurt: exfoliante

Mascarilla yogurt

Para el más natural de los exfoliantes de la cara esta receta combina levadura de cerveza, yogurt, harina de almendra y miel de Manuka (conocida por sus propiedades curativas naturales) para rejuvenecer la circulación de la en la sangre dejando una piel brillante, más suave y sensación de frescor.

Beneficios naturales:

La riqueza en vitamina B6 de la levadura de yogurt estimulará el flujo de sangre, mientras las propiedades antibacterianas de la miel desinfectarán la piel. Frescura garantizada, utilice la aplicación inmediatamente y déjela reposar en su rostro unos minutos antes de enjuagarse.

Notará sus efectos desde la primera aplicación

Ingredientes:

20 gramos de polvo la levadura de cerveza

2 cucharaditas de yogur

2 cucharaditas de almendra

1 cucharadita de miel de Manuka (se puede sustituir por otro tipo de miel)

Instrucciones:

Combinar y mezclar ingredientes. Usarla inmediatamente y no guardar en el refrigerador.

– Vinagre de manzana y aspirina: para una piel brillante

Aspirina y manzana

¿No tiene dolores de cabeza? Tienes suerte: utilice unas  pocas aspirinas de las que le sobren para mezclar con vinagre de manzana y agua en un tónico que suaviza la piel.

Beneficios naturales:

La aspirina y el vinagre de manzana tienen un doble efecto exfoliante para borrar las cicatrices del acné y suavizar la piel seca. Usar a diario para una tez más suave, más brillante. Si tiene la piel delicada, utilizarlo con moderación.

Notará sus efectos al mes usarlo diariamente

Ingredientes:

15 mililitros de vinagre de manzana ecológico

90 mililitros de agua mineral

5 comprimidos de aspirina

Instrucciones:

1. Diluir el vinagre de manzana orgánica 15 mililitros con 90 mililitros de agua mineral.

2. Utilizar el mortero y  aplastar los comprimidos de aspirina.

3. Agregar la mezcla de las aspirinas a la mezcla de agua y vinagre.

4. Aplicar este tónico con moderación en áreas con acné, piel rugosa o poros ampliados.

La solución permanecerá fresca durante un mes en el frigorífico.

Fórmulas caseras de Belleza natural.

Belleza natural

El cuidado de la piel es uno de los más trabajosos para las mujeres.

No sólo debes encontrar el tratamiento indicado para tí, sino que además tienes que acompañarlo con una dieta equilibrada y un estilo de vida sano, sereno y natural.

Soluciones limpiadoras

Piel normal: Mezcla una taza de leche con tres gotas de aceite de girasol. Aplica con un algodón y retira el excedente. Enjuaga para quitar el resto. Es un excelente desmaquillador.

Piel grasa: Diluye 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio en 2 cucharadas de agua. Aplicar con un algodón realizando movimientos circulares. Retira con agua.

Piel seca: Aplica con ambas manos una cucharada de aceite de oliva. Realiza masajes circulares. Déjalo absorber y quita el exceso con agua.

Máscaras para piel normal

Deben aplicarse con movimientos rotativos, siguiendo la dirección de los músculos de la cara y siempre hacia arriba.

Para obtener el máximo resultado, es preciso ponerlas sobre la piel limpia y relajarse mientras la mascarilla esté puesta.

De plátano: Prepara un puré y extiéndelo sobre tu rostro con la punta de los dedos.

De papaya: Pélala y haz una mezcla suave con su pulpa. Aplica en la cara y el cuello. No la dejes sobre la piel más de 5 minutos. Esta máscara es ideal para pieles normales y grasosas.

De manzana: Prepara su pulpa manualmente, con el procesador de alimentos o la licuadora. Especialmente beneficiosa para pieles con barros o espinillas.

De pepino: Mezcla su pulpa y aplica. Es especial para piel grasosa o normal.

Limpiadora: Prepara una mezcla de miel y limón. Es excelente para balancear los niveles de sus aceites naturales que la hacen grasosa.

Exfoliante y limpiadora: Mezcla 1/4 taza de avena y una cucharadita de miel. Puedes agregarle 2 cucharadas de yogur sin sabor ni azúcar. Aplica sobre la piel limpia y húmeda. Deja actuar 15 minutos.

Máscaras Nutritivas para pieles secas

De manzana y miel:

  • Ralla una manzana y mézclala con 3 cucharaditas de miel. Aplícala sobre el rostro con una espátula.
  • Déjala actuar entre 10 y 20 minutos.
  • De avocado y limón: Haz puré un avocado y lícualo junto con 2 cucharaditas de jugo de limón y 1 de aceite de maíz.
  • Aplica sobre el rostro con brocha. Déjala actuar de 10 a 20 minutos.

Mascarillas Correctivas

Contra los poros dilatados:

  • Reduce con la licuadora la pulpa fina de 10 ciruelas ácidas descarozadas.
  • Añade 1/2 cucharada de aceite de oliva.
  • Aplica sobre el rostro y dejar actuar 20 minutos.

Para cutis seco:

  • Prepara una mayonesa con 1 yema de huevo y 1 taza de aceite de oliva.
  • Aplica y déjala actuar durante 20 minutos.

Humectante para piel seca o deshidratada:

  • Mezcla 1 cucharada de miel y un huevo.
  • Déjala actuar por 15 minutos y enjuaga.

Para reducir arrugas:

  • Bate la yema de 1 huevo y agrégale la pulpa de 1/2 manzana.
  • Aplica sobre el rostro y dejar actuar durante 20 minutos.

Para cutis con manchas rojizas:

  • Bate la pulpa de 100 gramos de frutilla con la clara de 1 huevo.
  • Aplica sobre el rostro con un paño de algodón, a modo de compresa durante 20 minutos.

Para cutis enrojecido o congestionado:

  • Bate el jugo o la pulpa de 1 pepino con la clara de 1 huevo.
  • Embebe un paño de algodón con esa mezcla y aplícala sobre el rostro a modo de compresa durante 20 minutos.

Para suavizar la piel seca y maltratada:

  • Mezcla el puré de una manzana asada mezclada con una cucharada de manteca fundida y unas gotas de germen de trigo.
  • Pulidos para cara y cuerpo

Faciales

Piel grasa:

  • Mezcla 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1/2 de ralladura de limón y 3 cucharadas de agua.
  • Aplica con la mano sobre las zonas grasas del rostro con suaves movimientos circulares.
  • Retira con agua.

Piel seca:

  • Mezcla 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 de azúcar y 1 de jugo de limón.
  • Aplícala con la mano realizando movimientos circulares.
  • Retira con agua.

Superficial:

  • Mezcla 1 cucharada de leche de limpieza y 1 de azúcar.
  • Aplica sobre el centro facial (frente, nariz y mentón) con maniobras circulares y ejerciendo presión suave.

Profundo:

  • Mezcla 3 cucharadas de sal gruesa y 3 de aceite de almendras. Aplica sobre zonas grasas del rostro, con fricciones lineales.
  • Masajea suavemente en forma circular.
  • Es un tratamiento contraindicado para pieles sensibles, salvo en ingles, manos y pies.

Para piel mixta:

  • Mezclar medio pocillo de yogur natural con azúcar morena y un pedacito de pepino macerado.
  • Aplica, deja actuar 10 minutos y luego enjuaga.

Para piel seca:

  • Mezcla avena en hojuelas con yogur y azúcar.
  • Dejar actuar y enjuagar.

Para piel grasa:

  • Mezcla la yema de un huevo con una cucharada de azúcar morena.
  • Dejar actuar y retirar.

Para el Cuerpo

Pulido para Manos:

  • Mezcla el jugo de 1 limón con una cucharadita de azúcar.
  • Aplícala sobre las manos masajeando bien hasta formar una sustancia cremosa y hasta que el azúcar se haya diluido.
  • Deja actuar por 5 minutos y enjuaga muy bien.

Codos rugosos y resecos:

  • Fricciónalos antes de acostarse con piedra pómez y luego con una rodaja de limón.
  • Aplica por último una crema exfoliante.

Piernas y espalda:

  • Mezcla un poco de bálsamo para el cabello con azúcar morena.
  • Aplica con masajes circulares.
  • Dejar actuar y ducharse muy bien.

Problemas cotidianos

Ojeras y ojos inflamados:

  • Pasa un algodón con té frío de manzanilla y luego aplica una gasa o pañuelo embebido en leche casi helada.

Para revitalizar y lucir aspecto descansado:

  • Aplica jugo de manzana mezclado con jugo de zanahoria.

Para estirar la piel:

  • Bate 2 yemas de huevo en 1/2 taza de aceite de oliva y en otro recipiente bate las claras.
  • Esparce la primera preparación por el rostro y el cuello.
  • Déjala descansar 10 minutos.
  • Aplica encima la segunda mezcla y déjala aproximadamente durante media hora.
  • Enjuaga.

Para mantener las piernas suaves:

  • Aplica una buena ración de miel el día después de la depilación.
  • Retira luego de media hora.

Tonificantes caseros

Hielo:

  • Aplicar envuelto en un género, a modo de compresa.

Agua fría:

  • Moja un género y aplicarlo como compresa.

Agua natural:

  • Salpica abundantemente con ambas manos o debajo de la regadera.

Té de tilo:

  • Mezcla 1 cucharada con agua y aplicar en forma de bruma.

Miel:

  • Aplicar sobre los barritos para acelerar el proceso de curación.

Fuente: