Beneficios para la salud de cultivar nuestro propio huerto

Beneficios para la salud de cultivar nuestro propio huerto

Beneficios para la salud de cultivar nuestro propio huerto
Beneficios para la salud de cultivar nuestro propio huerto

Cultivar nuestro propio huerto produce beneficios para nuestra salud tanto física como mental según numerosos estudios.

Jardinería ecológica

http://www.productosecologicossinintermediarios.es/Jardineria-ecologica

Accesorios de jardinería biodegradables.

Para que sus plantas crezcan sanas y libres de sustancias químicas.

Entre los beneficios que produce esta saludable práctica podemos destacar los siguientes:

Reduce el estrés: según un estudio realizado en Holanda, la horticultura ayuda a reducir el estrés mejor que la mayoría de las actividades relajantes.

Mejora nuestra salud física: cuando cultivamos nuestro huerto realizamos una gran variedad de movimientos que producen beneficios en distintas partes de nuestro cuerpo. Además, al ser una actividad que se realiza al aire libre, nos permite respirar aire fresco y disfrutar de los beneficios de tomar el sol.

Es ideal para prevenir la osteoporosis en mujeres: según un estudio de la Universidad de Arkansas, el ejercicio que supone el mantener y cultivar nuestro huerto hace que las mujeres que practicaban esta actividad tenían menos riesgo de padecer osteoporosis que aquéllas que practicaban otro tipo de ejercicio como la natación, aerobic o footing.

Mejora la salud mental: la conocida como terapia horticultural se ha desarrollado para ayudar a personas con desórdenes psiquiátricos. Según diversos estudios, las personas que padecen cualquier tipo de demencia o ansiedad experimentan una sensación de calma después de practicar la horticultura.

Ayuda en la pérdida de peso: el ejercicio que se realiza al cultivar nuestro huerto nos ayuda a bajar de peso, con la ventaja de que no se trata de un ejercicio rutinario y tedioso, por lo que es más fácil mantener una constancia y continuidad en el tiempo.

Beneficia nuestra alimentación: no cabe duda de que las frutas y verduras que cultivemos en nuestro propio huerto son las más frescas que podemos consumir, además de ser los mejores alimentos que podemos comer. Por otro lado existen muchos estudios que demuestran que las personas que cultivan sus propios huertos consumen más frutas y verduras que las que no lo hacen.

Si a estos beneficios que aporta a nuestra salud el cultivo de nuestro propio huerto unimos el ahorro que económico que supone, no nos queda ninguna excusa para no leer nuestro artículo sobre Consejos para hacer un huerto ecológico en cualquier lugar y ponernos manos a la obra.

Cómo cultivar Stevia, la planta con propiedades sorprendentes

Cómo cultivar Stevia, la planta con propiedades sorprendentes

Cómo cultivar Stevia, la planta con propiedades sorprendentes
Cómo cultivar Stevia, la planta con propiedades sorprendentes

Usted no necesita ser un agricultor sudamericano para tener éxito en el cultivo de la stevia. Mientras que los agricultores locales de esta hierba pueden hacer que parezca un tanto exótico el cultivo de la stevia, se ha demostrado que esta planta es muy adaptable y capaz de ser cultivada en zonas climáticas diferentes.

Los jardineros ecológicos en particular, deberían encontrar en la stevia una aliada especial. Aunque no es tóxica, las plantas de stevia tienen propiedades repelentes de los insectos. Su dulzura, de hecho, puede ser una especie de mecanismo de defensa natural contra los áfidos y otros insectos que no la encuentran de su gusto. Tal vez por eso los saltamontes devoradores de cultivos eluden las plantaciones de stevia.

La hoja de la stevia es la parte más dulce de la planta y donde residen sus propiedades terapéuticas. Las flores de la stevia son pequeñas, blancas, y no demasiado llamativas. En España aparecen generalmente en octubre.

Hoy en día, la stevia se cultiva intensivamente para fabricar el único edulcorante seguro, natural y sin riesgos para la salud. Y también para consumirla como una planta medicinal por sus propiedades medicinales.

Cómo iniciar su propio cultivo de Stevia

Sería difícil, en el mejor de los casos, iniciar el cultivo de la stevia desde cero – es decir, mediante la siembra de semillas. Incluso si pudiera llegar a germinar, los resultados bien podrían resultar decepcionantes, ya que los niveles de esteviósido pueden variar mucho en las plantas cultivadas a partir de semillas.

El método recomendado es conseguir plantas de stevia, que dada su “creciente” popularidad, también pueden obtenerse en un herbolario de su zona, siempre y cuando usted esté dispuesto a buscar un poco.

Tenga en cuenta que no todas las plantas de stevia son iguales en términos de contenido de esteviósido y, por lo tanto, en dulzura. Por lo tanto es una buena idea tratar de averiguar si las plantas que está adquiriendo han sido cultivadas a partir de esquejes de alto contenido en esteviósidos.

Las plantas de stevia son tiernas, por lo que son especialmente sensibles a las bajas temperaturas, es importante que espere hasta que el peligro de heladas haya pasado antes de plantarlas.

Una vez que comience, es mejor plantar su stevia en filas de 50 a 60 cemtímetros de distancia, dejando unos 18 cm entre plantas. Sus plantas deben crecer hasta una altura de aproximadamente 75 centímetros y un ancho de 45 a 60 centímetros.

El cuidado y alimentación de la Stevia

Las plantas de Stevia crecen mejor en un suelo rico- la misma clase de suelo en el que crecen las variedades comunes de plantas de jardín. Dado que las raíces tienden a estar bastante cerca de la superficie, es una buena idea añadir abono para si el suelo en su zona es de arena.

Además de ser sensibles al frío durante su etapa de desarrollo, las raíces también puede verse afectadas adversamente por los niveles excesivos de humedad. Así que tenga cuidado de no añadir demasiada agua y asegúrese de que el suelo en el que se plantan drena fácilmente y no se empapa o es susceptible de inundarse o encharcarse.

Durante los meses de verano se recomiendan riegos ligeros frecuentes . Añadir una capa de compost o mantillo alrededor de cada planta de stevia ayudará a mantener las raíces absorbentes superficiales evitando que se sequen.

La mayoría de los fertilizantes ecológicos funcionan bien con las plantas de stevia ya que liberan nitrógeno lentamente.

Recolección de las Hojas de Stevia

La recolección debe realizarse lo más tarde posible, ya que las temperaturas frías del otoño y los días más cortos tienden a intensificar la dulzura de las plantas a medida que evolucionan en su estado reproductivo. Mientras que la exposición a las heladas aún se evite, cubriendo las plantas durante una helada temprana le puede dar el beneficio de alargar unas semanas el crecimiento y, por lo tanto, más dulzura.

Cuando llegue el momento de la cosecha de su stevia, la técnica más sencilla es cortar las ramas con tijeras de podar antes de pelar las hojas. También puede recortar las puntas de los tallos y añadirlas a su cosecha, ya que son propensas a contener tanto esteviósido como las hojas.

Si usted vive en un clima relativamente libre de escarcha, las plantas pueden ser capaces de sobrevivir al invierno fuera, lo que facilitada que no se corten las ramas muy cortas (dejando aproximadamente 10 centímetros de tallo en la base durante la poda). En ese caso, su cosecha tendrá probablemente más éxito en el segundo año. A los tres años de edad, las plantas no será tan productivas e, idealmente, deben ser reemplazadas con nuevos esquejes.

En climas más severos, sin embargo, podría ser una buena idea coger esquejes que servirán de base para la cosecha del año próximo. Los esquejes deben tener sus raíces antes de plantarlos, pudiendo utilizarse una base natural. Después de la inmersión de los esquejes en esta base, deben ser plantados en un medio de enraizamiento de dos a tres semanas, dando a la nueva raíz la oportunidad de formarse, deben de ser plantados en maceteros – preferiblemente de 11 centímetros – y se coloca en la parte más soleada y con menos corrientes de aire de su casa hasta la primavera siguiente.

Preparación de su cosecha

Una vez que todas sus hojas se han cosechado tendrá que secarlas. El proceso de secado no requiere un calor excesivo, más importante es la buena circulación de aire. En un día de otoño moderadamente cálido, su cosecha de stevia puede secarse rápidamente al sol en unas 12 horas. (Los tiempos de secado más largos reducen el contenido de esteviósido del producto final.) Un deshidratador de casa también puede ser utilizado, aunque el secado al sol es el método preferido.

La trituración de las hojas secas es el último paso. Esto se puede hacer ya sea a mano o, para mayor efecto, en un molinillo de café o en un mezclador especial para hierbas. Usted también puede hacer su propio extracto de stevia líquida añadiendo una taza de agua tibia y 1/4 taza de hojas de stevia fresca triturada. Esta mezcla debe reposar durante 24 horas y después ser refrigerada.

Cultivo de la Stevia Sin Tierra

Sólo porque usted viva dentro de los confines de un apartamento no significa que no pueda disfrutar de los beneficios del cultivo de la stevia. Esta planta versátil se puede cultivar tanto en macetas en el balcón como en cualquier lugar soleado, o bien en una unidad hidropónica. Las plantas de Stevia también crecen muy bien en los maceteros. Una maceta de 25 a 30 centímetros de diámetro llena de una mezcla de crecimiento ligera es un tamaño ideal para cada planta. Un poco de mantillo en la parte superior le ayudará a retener la humedad en la zona radicular poco profunda. Una unidad hidropónica adecuadamente fertilizada puede proporcionarle tanta stevia como un jardín al aire libre, si no más.

Ocho verduras para cultivar en su jardín en otoño

Ocho verduras para cultivar en su jardín en otoño

Ocho verduras para cultivar en su jardín en otoño
Ocho verduras para cultivar en su jardín en otoño

El cultivo de hortalizas en el otoño y el invierno puede mantener el suministro de verduras de su cocina durante los meses en que los mercados de los agricultores locales y tiendas de comestibles ofrecen caras verduras importadas.

Las verduras de hojas verdes y las hortalizas de raíz son son la elección idónea para cultivar en su jardín en otoño. Cuando se planta en septiembre o principios de octubre, la germinación puede suceder más rápidamente ya que el suelo esté tibio. Sin embargo, es posible que tenga que esperar algunas semanas más para la maduración si usted está en un clima frío de invierno. Algunas de las mejores plantas para cultivar en otoño otoño son:

1. Rúcula: Estas verduras son muy abundantes y muy fáciles de cultivar. Y puesto que también son muy caras en las tiendas de comestibles, su cultivo en casa es a la vez sabroso y frugal. Es ideal para ensaladas  o en sándwiches en lugar de lechuga.

2. Ajo: Pueden cultivarse bajo tierra o en un recipiente profundo, incluso bajo una capa de hielo. Si tiene poco espacio, incluso se puede plantar en un recipiente pequeño dentro de su cocina con un único diente de ajo. Brotará y se multiplicará en espacios muy pequeños. También debe probar cultivarlo en el alféizar de la ventana si usted tiene poco espacio en el huerto.

3. Col rizada: Es poco tolerante al frío, por lo que no va a sobrevivir a los primeros vientos de invierno. Pero puede meterla dentro de casa si el frío es persistente durante varias semanas seguidas.

4. Espinaca: Otra suculenta verdura, es una de las favoritas para las ensaladas y sabrosas comidas horneadas. Las espinacas no sobrevivirán a los duros inviernos.

5. Espárrago: Tanto los espárragos como las coles de Bruselas son proyectos a largo plazo (piensen con un par de años de antelación). Pero, el otoño es un buen momento para cultivar estas plantas. Comience ahora, y en un par de años, tendrá espárragos deliciosos en los meses de verano.

6. Coles de Bruselas: Estos brotes son unos de los favoritos en los asados de mezclas de hortalizas de invierno.

7. Nabos: las hortalizas de raíz son una gran opción para los meses más fríos para la jardinería. En las profundidades de la tierra de tus macetas más grandes, los nabos se mantendrán cálidos y crecerán.

8. Zanahorias: Uno de los cultivos favorito de la familia, las zanahorias sobreviven en los recipientes más grandes, manteniéndolas profundas en el suelo. Si es posible, incluso se podría tratar de enterrar el contenedor en el suelo para mantenerlas aún más caliente. Las zanahorias son ricas crudas o asadas o incluso ralladas.

 Con estas ocho verduras de otoño ocho, usted tendrá un jardín próspero para ayudarle a superar las difíciles (y costosos) meses.

5 plantas medicinales para cultivar en tu casa

5 plantas medicinales para cultivar en tu casa

5 plantas medicinales para cultivar en tu casa

Si quieres tener a mano ciertas plantas medicinales para utilizarlas cuando necesites, puedes cultivarlas tu mismo en tu casa, aunque tengas poco espacio. Estas 5 plantas, no necesitan muchos cuidados, pero te pueden brindar muchos beneficios.

No sólo puedes conseguir plantas medicinales en una herboristería, también las puedes cultivar en tu casa, sin necesidad de mucho espacio ni mucho tiempo de cuidado. Hay 5 plantas que, de acuerdo a sus características pueden ser cultivadas en tu hogar.

5 plantas medicinales para cultivar tú mismo

  • Salvia: La salvia te ayudará a mejorar problemas digestivos y para cicatrizar las heridas naturalmente. Esta planta no necesita mucha agua, pero si necesita mucha luz.
  • Aloe vera o Sábila: El aloe vera es una planta que te será de gran utilidad para tratar problemas de piel, para depurar el organismo y para brindar otros beneficios terapéuticos. Esta planta no necesita muchos cuidados, pero crece mejor en climas cálidos.
  • Lavanda: En el caso de la lavanda, además de ser una planta muy aromática y que te asegurará tener un aroma agradable en tu hogar, es una planta que te ayudará a relajarte y reducir la tensión en el ambiente. Esta planta necesita estar al aire libre, aunque puede crecer en lugares reducidos como una maceta.
  • Valeriana: Es una de las plantas popularmente conocidas como relajante y reductora del estrés. Para cultivarla en tu casa sólo debes tener en cuenta que la tierra esté húmeda y que prefiere la sombra al sol.
  • Romero: El romero puedes utilizarlo como condimento y como remedio natural para la salud. Esta planta puede consumirse para aliviar los dolores de cabeza y aliviar la tos. Esta planta puedes cultivarla en una maceta, le gusta el sol y la tierra drenada, y en invierno puedes tener esta planta en el interior de tu casa.

Todas o cada una de estas 5 plantas puedes tenerlas al alcance de tu mano, sólo necesitas ganas y un poco de espacio para cultivarlas.

Fuente: plantasparacurar.com

Cómo cultivar lechugas ecológicas

Cómo cultivar lechugas ecológicas

Cómo cultivar lechugas ecológicas

Es una lástima que mucha gente asocie la palabra “lechuga” con la aburrida ‘Iceberg’. El mundo de las lechugas está lleno de color, textura y sabor. Cultivar lechuga ecológica es una delicia. Se puede cosechar cada vez que tenga un antojo de una ensalada fresca y crujiente, y las combinaciones de colores y sabores que se pueden disfrutar sólo están limitadas por tu imaginación.

Tipos de lechuga

Hay cinco tipos principales de lechuga:

Lechuga repollo ( Crisphead )
Generalmente estos son los tipos de lechugas más difíciles de cultivar, sobre todo debido a que requieren una larga temporada, fresco para madurar, y la mayoría de nosotros simplemente no tienen esas condiciones en sus jardines. Las variedades crisphead están listas para cosechar aproximadamente 95 días después de la siembra.

Romana
Las lechugas romanas, también requieren una temporada de frío bastante larga, 70 a 75 días hasta la cosecha. Los jardineros en las zonas con estaciones frías muy cortas deberían comenzar las semillas dentro. Sin embargo, las lechugas romanas tienen una clara ventaja sobre las lechugas crispheads en  que se pueden cosechar las hojas exteriores de la cabeza a medida que continúa creciendo en el jardín.

Mantecosa
La lechuga mantecosa más conocida es la Boston Bibb. Estas lechugas son conocidas por su textura muy suave (mantequilla). De cabezas sueltas, se pueden recolectar a los 55 a 75 días después de la siembra.

Batavia
Las lechugas batavias son probablemente la variedad menos conocida. Pueden ser sembradas y cosechadas, como lechugas de hojas sueltas. Las Batavias están listas para la recolección a los 55 a 60 días después de la siembra.

Hojas sueltas
Las lechugas de hojas sueltas son más fáciles de cultivar. Pueden ser fácilmente sembradas y cosechadas en unas pocas semanas como sabrosas lechugas baby. Las lechugas de hojas sueltas se cosechan cortando las hojas de la planta. Las hojas vuelven a salir, y, siempre y cuando se siembre semillas cada dos o tres semanas, le proporcionarán  lechugas para un montón de ensaladas.

Selección de un sitio para cultivar sus lechugas

Las lechugas son fáciles de cultivar, y más aún si se les da las condiciones que necesitan. Las lechugas requieren por lo menos 6 horas de sol al día. Si usted vive en un clima muy cálido, o si disfruta de veranos en los que las temperaturas alcanzan con frecuencia temperaturas altas, trate de colocar sus lechugas en un sitio que esté protegido de sol de la tarde. Esto puede mantener a raya la floración que se desencadena por un clima cálido.

Las lechugas también necesitan una buena tierra suelta y rica para crecer bien. La tierra enriquecida con compost o estiércol descompuesto es ideal. Los suelos con mucha materia orgánica retienen mejor la humedad, que es muy importante en el mantenimiento de estos vegetales de raíces poco profundas.

Si usted tiene un suelo pobre en su jardín, y quiere estar seguro de un cultivo de lechuga decente, considere sembrar las lechugas en un macetero. Cualquier recipiente o contenedor que tenga por lo menos diez centímetros de profundidad será suficiente.

La siembra

La lechuga se puede cultivar a partir de semillas, ya sea en interiores o directamente en el jardín. Usted también puede comprar los trasplantes en el vivero. Si es posible trate de comprar semillas ecológicas.

Para plantar semillas en el interior:

Las semillas de la lechuga se deben plantar ocho semanas antes de la fecha de la última helada. El suelo debe mantenerse frío, por debajo de los 30 grados centígrados. Asegúrese de darles mucha luz, ya sea colocándolas en una ventana soleada o bajo las luces. Pueden ser plantadas después de la fecha de la última helada.

Para plantar las semillas al aire libre:

La lechuga puede ser fácilmente sembrada en el jardín, siempre y cuando terminado las últimas heladas y el suelo esté bastante fresco. Las lechugas, por lo general, no van a germinar si la temperatura del suelo es de más de 34 grados. Basta con sembrar la semilla en hileras o bloques, siguiendo las instrucciones del paquete de semillas. Usted probablemente tendrá que diluir las plántulas que crezcan que se pueden utilizar en una ensalada. Para una cosecha continua, sembrar más semillas cada dos semanas durante la temporada.

Para hacer trasplantes:

Si usted compra las plantas, o han sembrado las suyas propias en el interior, se pueden plantar después de que el peligro de las heladas haya pasado. Para plantarlas, sólo tiene que cavar un hoyo tan profundo como el cepellón y el doble de ancho, coloque la planta en el hoyo con la corona de la planta a nivel del suelo y presione suavemente la tierra alrededor del cepellón. Regar para compactar el suelo y eliminar las bolsas de aire. En general, las lechugas deben tener una separación de 30 centímetros de distancia, y lechugas de hojas sueltas separadas a 15 centímetros de distancia.

Para que sus Lechugas crezcan

Agua

El factor más importante para tener éxito con las lechugas es cumplir con sus requerimientos de humedad. Debido a que las lechugas son de raíces superficiales y compuestas principalmente de agua (casi el 95% de agua, en realidad), no van a crecer si dejas que la tierra se seque. Las raíces de las lechugas residen en los primeros siete a diez centímetros de la tierra. Si metes el dedo en el suelo y los primeros dos centímetros están secos, necesita agua. Esto puede requerir regar varias veces por semana en un clima caliente y seco.

Fertilización

La fertilización es también importante. Si usted cultiva en un suelo lleno de materia orgánica, puede que no necesite fertilizar. Sin embargo, mantener sus lechugas con un fertilizante rico en nitrógeno, mantendrá sus plantas en óptimas condiciones y producirán con regularidad. La emulsión de pescado es un fertilizante orgánico  ideal para las lechugas. Aplicar la emulsión de pescado, la mitad de la dosis recomendada cada dos semanas. Lo mejor es aplicar la emulsión de pescado diluida directamente en el suelo. Se puede utilizar como una aplicación foliar también, pero asegúrese de lavar la lechuga muy muy bien antes de comerla.

Mantillo

Como con cualquier cosa en el jardín, las lechugas se benefician de una buena capa de mantillo. Instale una capa de cinco a siete centímetros de abono ecológico, como astillas de madera, paja, hojas o recortes de césped alrededor de la lechuga, asegurándose de dejar un pequeño espacio alrededor de la planta para evitar la putrefacción. Esta capa de mantillo ayudará a retener la humedad, mantener el suelo fresco y reducir la cantidad de escarda que tiene que hacer, y mantener la lechuga limpia mediante la prevención de las salpicaduras de tierra cuando las riegue.

Plagas

Las lechugas sufren pocas plagas y enfermedades. Las babosas son su principal enemigo, y para combatirlas se puede poner un plato de cerveza para atraparlas o se pueden rociar cáscaras de huevo trituradas alrededor de sus plantas. Las cáscaras afiladas hieren los vientres de las babosas cuando se deslizan a través de ellas, y las mata.

Los pulgones también pueden ser un problema. Si es así, trate de derribarlos con un chorro de agua de la manguera o intente un aerosol casero para deshacerse de ellos. Las orugas también puede ser un problema, y ​​la mejor manera de protegerse contra ellas es instalar un collar hecho de papel grueso o cartón alrededor de la base de las plántulas de lechuga recién plantadas.

La lechuga es fácil de cultivar, siempre y cuando cumpla con los requisitos básicos. Y los beneficios de hacerlo bien vale la pena: ser capaz de recoger esas deliciosas  lechugas ecológicas de su propia cosecha, unos minutos antes de consumirlas minutos sabrosos, es un lujo que usted agradecerá.