Cómo hacer pan casero con harina ecológica

Cómo hacer pan casero con harina ecológica

Cómo hacer pan casero con harina ecológica
Cómo hacer pan casero con harina ecológica

Si nunca ha hecho pan casero, esta es una receta muy fácil que le puede servir para introducirse en el apasionante mundo de la panadería.

Los ingredientes que necesitaremos son:

– 500 gr. de harina
– 300 gr. de agua
– 30 gr. de aceite de oliva
– 4 gr. de levadura
– 10 gr. de sal

La harina puede ser de cualquier tipo ( no usar harina de repostería ) según nuestro gusto: harina de trigo, harina de espelta…..pero recomendamos que sea siempre harina ecológica.

El agua debe de estar a una temperatura de 76 grados, para que la masa resultante quede a una tempreratura de unos 73 grados.

Modo de preparación

En primer lugar debemos de echar la levadura en el agua para conseguir que se hidrate y se active. A continuación añadimos el aceite de oliva, después la harina y finalmente la sal. Amasamos todos los ingredientes durante 5 minutos y dejamos reposar la masa unos 5 minutos.

A continuación, extenderemos un poco la masa y le haremos un doblez sobre sí misma en cada uno de los cuatro lados y dejaremos reposar otros cinco minutos ( repetir este proceso 3 veces ).

Para dejar que la masa fermente, la cubriremos con un papel y la dejaremos reposar sobre 1 hora. Después de este tiempo, la masa debe de haber ganado volumen y tendrá como unas burbujitas de aire en su superficie.

Una vez fermentada la masa, rociaremos con un poco de harina una superficie de trabajo y estiraremos la masa para darle golpes en las burbujas de aire, con el fin de desgasificarla y que no tengamos como resultado una miga con muchos poros. Amasamos de forma contundente la masa y dejamos reposar otros 20 minutos.

Ya tenemos nuestra masa preparada, ahora sólo tenemos que dividirlas en las porciones y con la forma que deseemos para introducirla en un recipiente de horno. Una vez precalentado el horno a 375 grados, tan sólo nos queda introducir el pan y cocer durante unos 40 minutos.

Esperamos que disfrutéis de este rico pan, veréis que no tiene nada que ver con los panes industriales.

¡¡Buen Provecho!!.

Cómo hacer leche de almendras casera y descubrir sus beneficios para la salud

Cómo hacer leche de almendras casera y descubrir sus beneficios para la salud

Cómo hacer leche de almendras casera y descubrir sus beneficios para la salud
Cómo hacer leche de almendras casera y descubrir sus beneficios para la salud

La leche de almendras es una alternativa rica y saludable a otras leches de origen animal y vegetal.

Muy fácil de hacer, la leche de almendras destaca también por su sabor suave y por sus múltiples beneficios para la salud.

Para su elaboración tan sólo necesitaremos los siguientes ingredientes:

– Una taza y media de almendras
– Cuatro tazas de agua
– Una vaina de vainilla
– Una cucharada de miel o stevia

Para hacer la leche de almendras, lo primero que debemos hacer es cubrir las almendras con agua y dejarlas a remojo durante 12 horas. Después debemos de desechar el agua y pondremos las almendras en una batidora o licuadora con las cuatro tazas de agua limpia para batir durante 2 ó 3 minutos hasta obtener una mezcla suave.

Colamos la mezcla con un paño de cocina y volvemos a introducirla en la licuadora con la vainilla y la miel o la stevia para batir un minuto más.

Ya tenemos lista nuestra leche de almendras que podremos conservar en un recipiente de vidrio en la nevera hasta una semana.

Además de rica, nos puede proporcionar los siguientes beneficios para la salud:

– Por su alto contenido en calcio y vitaminas, es ideal para prevenir la osteoporosis.

– Por su baja naturaleza glucémica, es ideal para los diabéticos.

– Ayuda a mantener la presión arterial y tener un corazón sano por su baja cantidad de sodio y por no contener colesterol.

– Su alto contenido en vitamina D puede ayudar a prevenir el Alzheimer.

Cómo hacer queso Mozzarella ecológico casero

Cómo hacer queso Mozzarella ecológico casero

Cómo hacer queso Mozzarella ecológico casero
Cómo hacer queso Mozzarella ecológico casero

El queso mozzarella es originario de la cocina italiana y es mundialmente conocido por su empleo en la elaboración de pizzas y ensaladas como la caprese.

Tradicionalmente, el queso mozzarella se elabora con leche de búfala, sin embargo, se puede elaborar también a partir de leche de oveja o de vaca, dada la dificultad de encontrar la leche de búfala en la mayoría de los países.

Lo ideal para su elaboración es hacerlo con leche cruda ( no pasteurizada ) de cualquier productor local, pero si os resulta imposible conseguirla, no os preocupéis, también podemos elaborarlo con leche entera pasteurizada.

Para su elaboración sólo necesitaremos los siguientes ingredientes:

– 4 litros de leche entera ecológica ( de búfala, de vaca o de oveja )
– media cucharadita de ácido cítrico
– un cuarto de cucharadita de cuajo vegetal líquido ecológico ( o un cuarto de cuajo en tableta )
– sal
– agua

Para hacer el queso mozzarella seguiremos las siguientes instrucciones:

1- En una olla de acero inoxidable pondremos la leche y el ácido cítrico y mezclaremos. Calentamos a fuego medio hasta que alcance los 90 grados y retiramos del fuego.

2- Añadimos el cuajo que previamente habremos disuelto en un vaso de agua y mezclamos. Tapamos la olla y dejamos reposar durante cinco minutos. Pasado este tiempo, la mezcla debe de tener una textura parecida a la de un flan.

3- Cogemos una espátula, o algo cortante, y la introducimos en la mezcla hasta tocar el fondo del recipiente y hacemos cortes en líneas verticales y horizontales, de forma que nos queden cuadrados como los de un tablero de ajedrez. Ponemos de nuevo en el fuego hasta que el suero ( el líquido que se desprende del cuajo ) llegue a los 105 grados.

4- Traspasamos la mezcla a un colador y apretamos con una cuchara para eliminar el exceso se suero. Una vez colado, traspasar a un recipiente apto para microondas.

5- Metemos en el microondas a máxima potencia durante un minuto. Presionar de nuevo con la cuchara y escurrir el suero sobrante. Metemos de nuevo en el microondas a potencia máxima durante 35 segundos.

6- Amasar el cuajo como si fuese pan ( cuidado estará caliente ).

7- Haremos pequeñas bolas del tamaño de un puño pequeño y las introduciremos en agua con sal y hielo, por una parte evitará que el queso pierda suero por el calor, poniendo fin a la acidificación por bacterias al enfriarlo, y por otra, terminará de agregarle la concentración de sal adecuada del queso mozzarella. En cuanto estén frías, estarán listas para comer.

El suero que se elimina en todo el proceso se puede reutilizar para añadir más proteínas a nuestras bebidas.

Ya tenemos unos de los ingredientes para hacer nuestras ricas pizzas y ensaladas. ¡Buen provecho!.

Siete maneras de hacer ejercicio día a día sin apenas esfuerzo

Siete maneras de hacer ejercicio día a día sin apenas esfuerzo

Siete maneras de hacer ejercicio día a día sin apenas esfuerzo
againstthebrilliance

Si usted es una persona moderna con un ritmo de vida rápido, lo más probable es que no ejercite su cuerpo lo suficiente. Tal vez salte de la cama cada día con una lista de cosas por hacer, haciendo ejercicio físico sólo cuando se lo permite su horario y se ajusta a sus prioridades.

Sin embargo, el cuidado de su cuerpo debe ser su máxima prioridad. Si usted está en la cama con dolor, no será capaz de cuidar de sus hijos, su esposo, sus padres, su trabajo o lo más importante: de ti mismo. Cualquier persona que haya sufrido una lesión en la espalda o cualquier otro tipo de dolor crónico en su cuerpo le dirá cómo un sistema no saludable puede afectar a cualquier otra faceta de su vida. Es crucial que usted le proporcione a su cuerpo el amor y el cuidado que se merece, para poder disfrutar de una vida sana, libre de dolor futuro. Deje las excusas y empiece con estas recomendaciones cada día.

1. ¿Es usted un aficionado al botón de repetición?. Como usted está acostado en la cama repasando las tareas para el día, tómese unos momentos para estirar desde los dedos  de los pies hasta la parte superior de su cabeza. Recibirá un refuerzo positivo inmediato – unos minutos más en la cama – y afrontará el día en un estado mental saludable.

2. Dedique unos minutos más en la ducha, que es un lugar ideal para estirar porque el agua caliente y el vapor relajan los músculos. No haga demasiadas locuras en este ambiente húmedo, sólo haga unos pocos movimientos de cuello, estiramientos y flexiones para tocar los dedos del pie.

3. ¿Tiene un gato o un perro?. Cada vez que usted vea a su mascota estirarse, estírese usted también.

4. Si usted trabaja en un escritorio la mayor parte del día, es crucial que cambie la posición de su cuerpo, de modo que no desarrolle la temida crisis del hombro con dolor de espalda. Póngase una alarma cada hora que esté sentado en su escritorio. Cuando suene la alarma, levántese y haga estiramientos por unos momentos antes de volver al trabajo.

5. Mientras espera en la cola del supermercado, oficina de correos, o cajero automático. Gire los hombros en círculos o mueva los pies. Si usted está preocupado acerca de lo que la gente pueda decir o creer de usted, supérelo. Recuerde que usted es una mujer o un hombre que no necesita la aprobación tácita de todos.

6. Cada vez que se tumbe a ver una película o la telebasura, equilibre el entretenimiento sin cerebro con ejercicios de estiramiento de todo el cuerpo. Estire la espalda y haga algunos movimientos de yoga fáciles.

7. Una vez que hayas introducido estos hábitos en tu vida, es hora de hacer un ritual diario permanente. Prémiese con una nueva revista, noche de spa u otro capricho cuando complete un total de 7 días. Pronto, el ejercicio se convertirá en otra parte de su día a día, como cepillarse los dientes y desayunar y va a disfrutar de una vida con menos dolor.

Cómo hacer jabones ecológicos caseros

Cómo hacer jabones ecológicos caseros

Cómo hacer jabones ecológicos caseros

El proceso en frío para fabricar jabones caseros constituye una forma excelente de aprovechar el aceite que se deshecha después de la fritura, al mismo tiempo que se protege el medio ambiente, evitando la contaminación que estas grasas producirían, de otro modo, en los lechos de mares y ríos. Colabora con la ecología y contribuye con tu bolsillo, aprendiendo esta simple receta de jabón ecológico casero.

Si pones en práctica esta receta para hacer jabones ecológicos caseros, no sólo estarás contribuyendo con tu economía hogareña, sino que estarás protegiendo el medio ambiente. Aunque te parezca sorprendente el aceite que deshechas de la fritura, puede llegar a dañar gravemente el lecho de los ríos y mares, donde vaya a parar, afectando la vida de peces y plantas acuáticas.

Esta es una manera ideal de reutilizarlo, cuidando la ecología y conservando tu dinero. Cualquier aceite de cocina usado sirve para hacer jabones ecológicos caseros mediante el proceso en frío, si previamente lo cuelas.

Recomendaciones

  • Trabaja en un ambiente bien ventilado.
  • Usa guantes y gafas protectoras, ya que la soda caústica es un material muy corrosivo, que no debe entrar en contacto con tu piel.
  • No utilices recipientes metálicos para realizar la preparación y revuelve la mezcla con la ayuda de un palo.

Receta para hacer jabón ecológico casero

Ingredientes

  • aceites usados y colados, 2 1/2 litros
  • agua, 2 1/2 litros
  • soda caústica, 1/2 kilo

Preparación

  • Diluye la soda cáustica en el agua, agregándola lentamente y con mucho cuidado ya que puede producir vapores muy tóxicos. Se producirá una reacción química que liberará calor y que necesitará algunas horas para enfriarse. A este preparado se lo conoce como lejía caustica.
  • Vierte lentamente el aceite sobre la lejía cáustica, removiendo en forma constante y en el mismo sentido, para evitar que se corte el jabón.
  • Calienta la mezcla en un recipiente hasta alcanzar la temperatura de ebullición y mantiene durante dos horas para que se produzca la saponificación.
  • Agrega los colorantes naturales y los aceites esenciales para aromatizar los jabones, cuando la mezcla baje a la temperatura de 40ºC.
  • Vuelca en los moldes y deja endurecer durante aproximadamente un mes.

Fuente: manualidades.innatia.com