Receta de gazpacho andaluz casero

Receta de gazpacho andaluz casero

Receta de gazpacho andaluz casero
Receta de gazpacho andaluz casero

El gazpacho andaluz es la sopa fría más conocida y de consumo más extendido de nuestra gastronomía.

Sin bien es cierto que existen innumerables recetas y combinaciones ( casi una por cada familia ), en esta ocasión os vamos a explicar cómo se elabora en el mismo corazón de Andalucía, en las casas de la comarca de Antequera, cuna de la también popular porra antequerana, que básicamente es como un gazpacho pero con mayor cantidad de pan para hacerla más consistente.

Los ingredientes que necesitaremos son:

– 1/4 barra de pan duro

– 800 gr. de tomates maduros ( yo prefiero el tomate pera, por su sabor y color )

– 1/2 pimiento verde

– 1 diente de ajo

– 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

– 1 cucharada de vinagre ( o más si os gusta  )

– agua fría

– sal

Truco: como una hora antes de empezar la elaboración del gazpacho, podemos trocear el pan, lo colocamos en una bandeja y sobre él ponemos los tomates cortados en cuartos. Con esto conseguimos que el jugo del tomate impregne el pan y le transfiera parte de su color y sabor.

Elaboración:

Una vez que tenemos preparados todos los ingredientes, la elaboración es de lo más fácil, simplemente tenemos que mezclar en una batidora o robot de cocina ( o para los más atrevidos, de forma manual en un mortero tal y como se elaboraba de forma tradicional ) todos los ingredientes con un poco del agua fría.

Pasar hasta que quede fino, añadiéndole poco a poco el agua hasta que consigamos la consistencia o liquidez que más nos guste ( hay quien lo prefiere espeso y a quien le gusta más líquido ).

Una vez terminado, lo metemos en el frigorífico para que esté bien frío a la hora de tomarlo.

¿Cómo tomarlo?

En cuanto a los gustos sobre cómo y cuando hay que tomar el gazpacho, son tan innumerables como sus distintas recetas. Algunas personas lo prefieren como primer plato, como una sopa fría, pero también hay a quien le gusta tomarlo de postre.

Sobre cómo tomarlo, existen básicamente dos opciones:

– Algo más consistente y con una guarnición ( generalmente cebolla, pimiento verde, tomate….. cortados en cuadritos ) que se agrega en el plato una vez servido el gazpacho

– Líquido para beber como si fuese un zumo

En líneas generales, y como guía básica, así es como se elabora el gazpacho en las casas del interior Andalucía, si bien cada cual lo adapta a sus preferencias personales o a las nuevas innovaciones de este exquisito plato, como es el tan de moda gazpacho de sandía.

Os animamos a que lo probéis. Esperamos que os guste y este verano disfrutéis de este rico gazpacho.

Receta de Ajoblanco malagueño

Receta de Ajoblanco malagueño

Receta de Ajoblanco malagueño

El Ajoblanco es una sopa fría o gazpacho típico de Málaga que se elabora a base de almendras y ajos y cuya fama se ha extendido más allá de nuestras fronteras.

El primer sábado de septiembre se celebra en Almáchar,  localidad de la axarquía malagueña, la fiesta del Ajoblanco declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía. Al pueblo acuden ese día miles de forasteros, que son obsequiados con una degustación gratuita de este genuino plato almachareño.

Ingredientes:

– 200 gr de almendras

– 2 dientes de ajo

– ¼ litro de aceite de oliva

– Vinagre

– Sal

– Agua

Preparación:

1- Para quitarles la piel a las almendras, se tienen varias horas en remojo o bien, se escaldan en agua hirviendo.

2- Se ponen en el mortero junto con los dientes de ajo y un poquito de sal y se majan muy bien.

3- Luego, se les va añadiendo el aceite, batiendo y triturando lentamente y sin pausa, hasta que todo quede bien trabado formando una pasta blanca. Suele tardarse unos veinte minutos o algo más en conseguirse.

4- Al tiempo de servir el Ajoblanco, se le agrega agua fresca, teniendo cuidado de que no se corte, se alivia con vinagre y se rectifica de sal.

Consejos

Lo que eleva el valor del Ajoblanco es agregarle uva moscatel como guarnición, ya que son sabores que se complementan mejor que ningún otro. Lo ideal es pelar las uvas y quitarles las semillas.

Sirve en cuencos; nunca en vasos. No añadir nunca cubitos de hielo.

El Ajoblanco malagueño es una receta ideal para los días de calor por su efecto refrescante producido por la combinación del vinagre rebajado con el agua fría.

Receta casera y saludable de polos de sandía y perejil

Receta casera y saludable de polos de sandía y perejil

Receta casera y saludable de polos de sandía y perejil

A medida que suben las temperaturas, es difícil resistirse a tomarse u polo o un helado, pero a menudo, están llenos de azúcar, colorantes artificiales y sabores que provienen de un laboratorio en vez de la naturaleza.

Haga sus propios polos este verano, tomará menos azúcar y es divertido.

Pruebe esta receta casera sana:

Polos de Sandía y Perejil


INGREDIENTES:


– media sandía

– 3/4 taza de sirope casero ( ver la receta abajo ), o más si es necesario

– 20 hojas frescas de perejil

INSTRUCCIONES:


Pelar y picar la sandía. Hacer puré de la sandía,dejando pedazos si te gusta, siempre y cuando sean lo suficientemente pequeños como para que entren en los moldes.

Meta el puré de sandía en un tazón. Mezclar el sirope con la sandía, hasta que tenga un sabor bastante dulce. Picar el perejil muy finamente y agregar a la mezcla.

Vierta la mezcla en los moldes de hielo, dejando un poco de espacio en la parte superior para que la mezcla se expanda. Inserte los palitos y congele hasta que esté sólido, de 4 a 5 horas. Desmoldar y meter en las bolsas de plástico para el almacenamiento o servir.

Sirope casero

INGREDIENTES
– 2/3 taza de azúcar de caña ecológica
– 2/3 taza de agua

INSTRUCCIONES
Mezclar el azúcar y el agua en una cacerola pequeña y llevar de fuego lento a fuego medio-alto, revolviendo hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla se haga transparente. Apague el fuego y dejar enfriar.

Receta casera de queso de soja o tofú ecológico

Receta casera de queso de soja o tofú ecológico

Receta casera de queso de soja o tofu

El tofú o queso de soja es una proteina vegetal elaborada a base de semillas de soja típico de la cocina oriental.

Se trata de un alimento bajo en calorías que proporciona un gran aporte de proteinas, ideal para dietas de adelgazamiento y dietas vegetarianas y veganas.

Ingredientes:

– 1 kilo de semillas de soja ecológicas no transgénicas ( porotos )
– 5 litros de agua
– media taza de zumo de limón

Elaboración:

Lavar los porotos o semillas de soja y dejarlos en remojo en dos litros de agua durante toda la noche.

Retirar una parte del agua de remojo y con el resto licuar los porotos.

Hervir aparte 2,5 litros de agua en una olla grande, agregando luego los porotos licuados. Revolver con una cuchara de madera. Cuando empiece a hervir, echar un tercio del agua de remojo (que habíamos apartado) fría y esperar que rompa otra vez el hervor. Repetir esta operación dos veces más con el resto del agua reservada. Colar en caliente con una bolsa de tela de algodón blanca, exprimiendo bien. El resultado que se obtiene es la leche de soja. Lo que queda en la bolsa es el desecho.

Disolver el zumo de limón en ½ litro de agua tibia y agregarlo a la leche de soja, la cual deberá estar a 60 grados de temperatura. Dejar en reposo 10 minutos para que coagule. Con una cuchara de madera larga, hacer dos cortes en cruz en el líquido. Operar de manera cuidadosa, yendo hasta el fondo e intentando levantar el contenido hacia arriba. Si aún no hubiese cuajado, agregar más sal o zumo de limón, controlando siempre la temperatura de la leche. Esperar 5 minutos más y repetir la operación con la cuchara.

Cuando la leche hubiese cuajado, se procede a escurrir el suero. Utilizar una vasija perforada, cubierta interiormente con un paño de algodón. Echar a cucharadas el contenido de la olla sobre el lienzo. Una vez finalizada la operación, cubrir con otro lienzo y una tapa de cierto peso que ayude a escurrir el suero aún presente en el cuajo.

Después de unas horas de reposo, dentro del lienzo tendremos finalmente el queso de soja ó tofú, cuya solidez dependerá del peso de la tapa.

¿Pan Blanco o Integral?. Receta de pan integral casero

¿Pan Blanco o Integral?. Receta de pan integral casero

Pan Blanco o Integral. Receta de pan integral casero
Todos creemos que el pan es un alimento sano y que puede estar presente todos los días en nuestra dieta, sin embargo, las variedades que encontramos hoy en día son muchas y esto nos ha hecho dudar acerca de cuál es el más recomendado para nuestra mesa y nuestra salud.

¿Que contiene el Pan?

En el pan blanco, la industria incorpora aditivos químicos artificiales como:

  • Propilenglicol (anticongelante) para mantener blanco el pan.
  • Acido Diacetil Tartarico (emulsificador) para ahorrar levadura.
  • Sulfato de Calcio (yeso blanco) para amasar con mayor facilidad grandes cantidades de masa.

En el proceso de molienda de trigo se pierden al menos 24 minerales y vitaminas conocidos.

Cuando a fines del siglo pasado, aparecieron enfermedades causadas por la deficiencia nutricional, por lo que la industria comenzó un programa de enriquecimiento de la harina. Allí se restauraron cuatro de los nutrientes: Tiamina, Riboflavina, Niacina y Hierro, pero de la perdida de los otros 20 nutrientes, quedo por el momento en el olvido.

Por otro lado, el pan integral, está asociado frecuentemente a dietas hipocalóricas, por lo que se piensa que engorda menos y ayuda a adelgazar, mientras que el pan blanco, es la versión más común que queda relegada a causa de este falso mito.

Ambos contienen un valor calórico similar y el pan integral industrial, utiliza una harina sin refinar que al ser más dura, requiere el agregado de grasas para conseguir una buena panificación.

El pan realmente saludable contiene cereales molidos con cáscara, germen de trigo y endosperma, esta clase de pan tiene dos a cuatro veces más valor nutritivo al compararlo con el pan blanco común. Mejor aún en nutrientes cuando se le agregan granos como linaza, avena, sésamo o amapola. Pero debe ser de elaboración casera.

Si los panes no son industriales.

El pan blanco (no industrial) puede ser escogido por nosotros aún cuando intentamos perder peso, pues en su elaboración clásica, sólo se utiliza harina, agua, levadura y sal. 

Por otro lado, el pan integral conserva muchos más nutrientes debido a que el grano de trigo o del cereal usado para éste, se mantiene más entero, entonces, su aporte de vitaminas y minerales es superior. No obstante, el pan integral no engorda menos ni provoca más pérdida de peso que si en su reemplazo comemos pan blanco.

El pan integral suele exigir mayor masticación porque contiene más fibra, por lo que brinda más saciedad y en este sentido, sí puede colaborar a perder peso.

Si tenemos problemas de dislipemias, colesterol alto, estreñimiento o diabetes, lo ideal es buscar la mayor ingesta de fibra y en este caso, controlando las porciones, siempre conviene escoger el pan de salvado, integral o con agregado de avena o semillas. En cambio, si sólo deseamos adelgazar o mantener una dieta sana, cualquiera de las dos versiones de pan pueden escogerse sin temor, pues el pan no engorda y resulta muy saludable su ingesta.

Aclaraciones útiles

1- El mito de desechar la miga para no engordar es más psicológico, ya tanto la miga como la corteza tienen los mismos componentes y lo que está haciendo en realidad es tirar el dinero, ya que comiendo la miga, compraremos menos pan.

2- El pan se hace generalmente de trigo. Los cereales como el maíz, avena, cebada, no contienen suficiente cantidad de gluten para elevarse. Solo el trigo y el centeno tienen estas propiedades.

3- El problema de la harina blanca es que produce desmineralización en el organismo debido al exceso de almidón. Adicionalmente para su elaboración se utilizan blanqueadores, mejorantes, oxidantes, estabilizantes y demás para mejorar su volumen y rendimiento, que de por pueden ser nocivos si se consumen por mucho tiempo.

4- Tanto el pan blanco como el integral si los comes demasiado te engordarán, pero el integral por su contenido de fibra produce sensación de saciedad, mientras el blanco produce mayor ansiedad de comer.

5- Si se quiere adelgazar, es preferible comer pan, y no galletas de harina de trigo, sean o no integrales, ya que las galletas contienen mas grasa.

6- El pan más es una costumbre que no debe ser utilizada indiscriminadamente. Es un producto más, no el único para el desayuno o almuerzo. Se debe variar día a día o en todo caso no tener excesos de ningún producto.

Receta para hacer tu pan integral

Ingredientes:

  • 1 kilo de harina integral
  • 1 pancito de levadura fresca o un sobre chico de levadura en grano
  • 1 cucharada azúcar
  • sal
  • agua tibia
  • agua fría

Procedimiento:

En un bowl pones la levadura y la disuelves con 1/2 taza de agua tibia, le agregas 1 cucharada de azúcar, disuelves bien la levadura y le agregas 3 cucharadas de harina, que quede una mezcla liquida espesa, dejas en un lugar tibio, puede ser al lado del horno o estufa y tapado por un paño de cocina por 10 minutos.

Le agregas mas harina de a poco y agua fría amasando hasta llegar al kilo de harina, es importante el amase para que el pan quede con aire y esponjoso, la masa debes sentirla ni tan húmeda ni tan seca, lo suficiente para que no se te pegotee tanto en las manos, le agregas la sal y amasas por 10 minutos, le puedes agregar semillas de linaza a la masa, o nueces, o cualquier semilla. Lo dejas leudar 30 minutos en un lugar tibio cerca de la estufa u horno en un bowl tapado con un paño y después lo pones en un molde de torta o queque con un poco de aceite de oliva para que no se pegue y encima para que dore. Horneas por 25-30 minutos a 250 ºC y dejas enfriar. A disfrutar!!