Las mejores vitaminas naturales

Las mejores vitaminas naturales

Las mejores vitaminas naturales
Las mejores vitaminas naturales

Las vitaminas son compuestos esenciales que ayudan a que nuestro cuerpo crezca y funcione de manera adecuada. Mejoran el sistema inmunitario, fortalecen los huesos y nos ayudan a procesar los alimentos que ingerimos, entre otras funciones.

Tipos de vitaminas

Las vitaminas se clasifican como solubles en grasa o solubles en agua, según dónde se almacenan en el cuerpo. Las vitaminas solubles en grasa son la A, D, E y K y se almacenan durante un máximo de seis meses en sus diversas reservas de grasa. Las vitaminas hidrosolubles circulan por la sangre y son las vitaminas del complejo B, es decir, B-6, B-12, riboflavina, tiamina, niacina, ácido pantoténico, biotina y ácido fólico, y la vitamina C. El cuerpo no almacena las vitaminas solubles en agua, por lo que se deben reponer periódicamente.

A continuación, veremos las vitaminas que más beneficios aportan a nuestro cuerpo y los mejores alimentos que podemos consumir para asegurarnos una ingesta adecuada en cantidad y calidad de cada vitamina.

Vitamina A

La vitamina A es un tipo de vitamina liposoluble esencial en procesos biológicos tan importantes como el desarrollo del sistema inmunitario, la visión y la reproducción. El β-caroteno, que tiene propiedades antioxidantes que ayudan a eliminar radicales libres previniendo el envejecimiento celular, es un precursor de la vitamina A.

Alimentos ricos en vitamina A son:

En alimentos de origen animal como los aceites de pescado y los hígados, se produce como retinol , el cual es utilizado fácilmente por el cuerpo o almacenado en el hígado. En los alimentos vegetales, se presenta como el β-caroteno u otros carotenoides (provitamina A), los cuales deben ser convertidos por el cuerpo en retinol antes de ser utilizables como vitamina A.

De los alimentos de origen animal, destacar que 100 gramos de hígado, bien sea de ternera, pollo o pescado, proporcionan el 72% de la cantidad diaria recomendada.

Entre los vegetales debemos destacar el brócoli, con 800 mg. por cada 100 gramos y la batata, 790 mg. por cada 100 gramos. Esto supone con con tan sólo 100 gramos de cualquiera de estos alimentos, conseguiremos hasta el 79% de la cantidad diaria recomendada de esta vitamina.

Vitamina B6

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble, esto significa que se elimina a través de la orina, y se ha de reponer diariamente con la ingesta de alimentos. La vitamina B6 influye en el desarrollo cerebral durante el embarazo y la infancia, al igual que en el sistema inmunitario.

Alimentos ricos en vitamina B6 son:

Las semillas de girasol con 1,35 mg por cada 100 gramos es el alimento con mayor contenido en vitamina B6, seguido de los pistachos y el salmón con 1,12 mg y 1,04 mg respectivamente. Considerando que la ingesta diaria recomendada de vitamina B6 es de 2 mg, con 150 gramos de semillas de girasol, o doscientos gramos de pistachos o salmón, tendríamos cubiertas nuestras necesidades.

Para ciertos grupos de personas, conseguir la dosis diaria recomendada de vitamina B6 es algo difícil, por lo que es muy común complementar la dieta con suplementos alimenticios.

Vitamina B12

La vitamina B12 es un tipo de  vitamina hidrosoluble esencial para mantener sanas las neuronas y para la formación de la sangre, por lo que ayuda a prevenir la anemia megaloblástica. La vitamina B12 es fabricada por bacterias, por lo que de manera natural sólo se encuentra en productos de procedencia animal.

Alimentos ricos en vitamina B12 son:

La ingesta diaria recomendada es de 2,4 μg diarios. Los alimentos con un mayor contenido en vitamina B12 son los mariscos, entre ellos las almejas, con 98,9 μg por 100 gramos,  las ostras y los mejillones, el hígado de los animales y el pescado, destacando la caballa, el salmón, el arenque y el atún.

En personas mayores de 50 años y en vegetarianos y veganos, es común la deficiencia de esta vitamina, por lo que suele ser usual ayudarse con la toma de suplementos o cereales enriquecidos en el caso de personas vegetarianas y veganas.

Suplementos ecológicos

http://www.productosecologicossinintermediarios.es/Suplementos

Suplementos o complementos alimenticios ecológicos, las mejores vitaminas para cubrir carencias alimenticias

Vitamina C

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble esencial para muchas reacciones metabólicas en animales y plantas. Los seres humanos, a diferencia de la mayoría de los animales, son incapaces de sintetizar la vitamina C de forma endógena, por lo que es un componente esencial de la dieta.

Como un poderoso antioxidante, la vitamina C ayuda a disminuir el estrés oxidativo en el cuerpo y se cree que reduce el riesgo de padecer cáncer.

Alimentos ricos en vitamina C son:

La ingesta diaria recomendada es de 60 mg que podemos obtener de las guindillas, las verdes contienen 242,5 mg por cada 100 gramos, guayaba con 228 mg, los pimientos, los amarillos con 184 mg y los verdes con 132 mg por cada 100 gramos y las verduras de hoja verde oscuro como las acelgas y las espinacas.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina soluble en grasa que está presente de forma natural en muy pocos alimentos, por lo que es habitual su adquisición como suplemento alimenticio. También se produce endógenamente cuando los rayos ultravioletas de la luz solar chocan con la piel y provocan la síntesis de la vitamina D. La vitamina D es la encargada de regular el paso de calcio a los huesos.

Alimentos ricos en vitamina D son:

El alimento más rico en vitamina D es el aceite de hígado de bacalao, que con una simple cucharadita ( unos 5 g ) satisface las necesidades diarias de esta vitamina. Otras formas de tener conseguir la aportación diaria recomendada es con una ración de setas Maitake o 100 gramos de salmón ahumado.

Vitamina E

La vitamina E es un tipo de vitamina soluble en grasa que desempeña un importante papel como antioxidante del cuerpo y que ayuda a reparar las células dañadas.

Alimentos ricos en vitamina E son:

Las semillas de girasol y las almendras, con 36,3 mg y 26,2 mg por cada 100 mg, son los alimentos más ricos en vitamina E de los que podemos obtener los 20 mg diarios recomendados. El aceite de oliva también es rico en vitamina E con 14,4 mg por cada 100 gramos.

 

Diferencias entre vitaminas naturales y sintéticas

Diferencias entre vitaminas naturales y sintéticas

Diferencias entre vitaminas naturales y sintéticas
Diferencias entre vitaminas naturales y sintéticas

Las diferencias entre vitaminas sintéticas y naturales, no es del agrado de la industria farmacéutica. Sin embargo, estas diferencias son reales y han sido puestas de relieve por la incipiente competencia de la industria que apoya la salud natural.

Todavía algunos científicos, generalmente muy relacionados con la actividad farmacéutica, insisten en que la vitaminas sintéticas tienen idénticas estructuras moleculares y químicas que las vitaminas naturales. La naturaleza es mucho más sabia; efectivamente en el laboratorio puede duplicarse (replicarse) el agua de mar de manera tal que sea prácticamente idéntica al agua marina, sin embargo si Ud. pone peces en esta agua sintética todos morirán.

Lo mismo originó justamente el descubrimiento de las vitaminas. La ciencia moderna de la nutrición natural, plantea que existe un “algo más”, un principio aún no definido, pero que se manifiesta sinérgicamente. Al igual que una mala fotocopia, en que falta una sección, aunque sea pequeña, ya no es la misma y es posible que en ese sector se hubiera perdido alguna información que hace del texto ilegible para el lector. Este tema está también muy relacionado con el problema de las vacas locas o la encelopatía espongiforme bovina (EEB) y enfermedades relacionadas, donde proteínas defectuosas denominadas priones – si bien son normales en su composición molecular, son anormales en su modelo o configuración- sólo se diferencian por unos muy pocos enlaces de aminoácidos y en una posición precisa en largas cadenas de ellos.

Sustancias Esenciales

Sin nutrientes naturales como las vitaminas, el cuerpo humano no sería capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por la alimentación.

Las vitaminas son sustancias orgánicas imprescindibles en los procesos metabólicos que tienen lugar en la nutrición de los seres vivos. No desempeñan funciones plásticas ni aportan energía, puesto que no se utilizan como combustible, pero sin ellas el organismo no es capaz de aprovechar los elementos constructivos y energéticos suministrados por la alimentación. Normalmente se utilizan en el interior de las células como precursoras de los coenzimas, a partir de los cuales se elaboran los miles de enzimas que regulan las reacciones químicas de las que viven las células.
Sin minerales es poco lo que se puede aprovechar de las vitaminas. Los minerales ayudan a liberar las vitaminas para que cumplan cabalmente sus funciones. Las vitaminas también necesitan minerales. Y ambos requieren de las enzimas, que son proteínas catalizadoras.

Ni las vitaminas ni los minerales por si sólos podrían actuar en el proceso de restauración de las funciones básicas, y este proceso es realizado por los procesos enzimáticos de la nutrición. También las vitaminas son utilizadas en el interior de las células como precursoras de los coenzimas, integrando procesos enzimáticos, actuando como coenzimas o formando parte de la molécula de coenzimas. A partir de estos procesos se producen las reacciones químicas de las que viven las células.
Para asegurar una buena salud y suficientes micronutrientes, muchas personas necesitan ampliar su dieta con suplementos de vitaminas y minerales.

Diferencias de la acción sintética

Familias enteras de vitaminas B, C, A o E son conocidas como “vitaminas complex”, indicando que ellas actúan conjuntamente sobre el organismo como un complejo integral de factores sinérgicos que solamente son encontrados en la naturaleza y no en los laboratorios. Las vitaminas sintéticas a veces podrán aliviar o mejorar un cierto estado de salud, pero lo hacen por un momento transitorio, mientras que los efectos de las vitaminas naturales o “vitaminas complex” se mantienen en el futuro.

En el estado de la ciencia de hoy se cree que esos “desconocidos factores” o “co-factores” que se encuentran sólo en las vitaminas naturales -y no encontradas en las formas sintéticas- actúan como catalizadores que hacen las vitaminas más efectivas. Como las vitaminas sintéticas no conllevan co-factores, en orden a completar su acción deben ir a propio cuerpo a “bajar” esos co-factores. Por ello que cuando Ud. toma una de esas vitaminas, puede sentirse bien por un rato, pero después se percibirá aún peor en las fases ulteriores de su estado general; lo que ha sucedido, es que se ha producido una pérdida neta de elementos esenciales que el cuerpo tenía reservado para otras funciones. La prolongada acción de los sintéticos imita la acción de las drogas farmacéuticas; ellas sobre-estimulan más que alimentan nuestro cuerpo. Muchas enfermedades y dolencias, en consecuencia, son resultado de nuestra frecuente ignorancia o transgresión dietaria.

Otras diferencias, básicamente apuntan a dos conceptos: origen o fuente del nutriente y el modelo de producción utilizado para su obtención o disponibilidad al consumo. Aquí entendemos como vitaminas naturales, aquellas con bio-origen vegetal; si son extraíbles de éstos deben ser mediante medios igualmente naturales, así como la extracción mediante prensado en frío de los aceites naturales ricos en vitamina E, la lecitina, la levadura de cerveza rica en vitaminas del grupo B, u otros principios botánicos presentes en los vegetales. En cambio, las vitaminas sintéticas simplemente son sintetizadas en laboratorio mediante complejos químicos a partir básicamente de petroquímicos.

Óptimamente, las diferencias entre estas vitaminas pueden ser observadas a través de cómo responden ambas a la reflexión del rayo de la luz polarizada. La luz cuando pasa a través de una vitamina natural siempre virará o rotará hacia la derecha debido a su rotación molecular. Así la letra “d” que generalmente acompaña el nombre científico de la vitamina natural representa el término “dextro” que significa derecha (ej. vitamina E natural=d-alfa-tocoferol). En cambio, el mismo rayo de luz cuando pasa a través de una vitamina sintética cuarterá en dos formas, una parte girará hacia la derecha y la otra hacia la izquierda. Así que, dado que las vitaminas químicas son mitad “dextro” y mitad “levo” (izquierda), las letra “dl” a menudo aparecen en los envases al comienzo de los nombres de los sintéticos (ej. vitamina E sintética=dl-alfa-tocoferol). Es así como realmente una Vitamina sintética es parecida al reflejo en un espejo de la verdadera Vitamina natural. Parece real, pero no funciona como algo real. La mitad trabaja aparentemente bien en el cuerpo, pero la otra mitad “no trabaja tan bien”.

A continuación, algunos casos emblemáticos que muestran claramente lo anterior:

– Un grupo de investigación científica en los EE.UU cita en estudio efectuado en el 2000, dos interesantes estudios científicos relacionados con la Vitamina E. Uno conducido por Robert Acuff, PhD. del Centro Investigación de Nutrición de la Univesidad de Tennessee (East) y otro por la Dra. Maret Traber, Professor Asociado al Instituto Linus Pauling de la Universidad Estatal de Oregon.
Los estudios comparan las diferencias entre la vitamina E derivada de aceites vegetales y su réplicada, la Vitamina E sintética obtenida a partir de petro-químicos, producida comercialmente por una reacción química de trimethylhydroquinone (TMHQ) con isophytol. Una Vitamina E es un simple estero-isomero (d-alfa-tocoferol o RRR-alfa-tocoferol), mientras que la Vitamina E sintética (dl-alfa-tocoferol o All-rac-d-alfa-tocoferol) es una mixtura de 8 estero-isómeros, de los cuales sólo uno (el 12,5%) es el mismo que una vitamina E. Los otros 7 estero-isómeros tiene diferentes configuraciones y muestran baja actividad biológica en un rango entre un 21-90% de efectividad, la diferencia el cuerpo la rechaza de varias maneras.

– En la naturaleza, el betacaroteno es parte de una familia de carotenoides. Nunca es escontrado sólo. Por ejemplo, zanahorias y tomates son muy ricos en esta familia de componentes, los contienen a todos. Los mayores carotenoides son alfa-caroteno, beta-caroteno, lutein, zeaxanthin, cryptoxathin y lycopene. Aunque el beta-caroteno es un gran anti-oxidante, otro caroteno, el cantozantheen ha llegado a reconocerse que es incluso más efectivo anti-oxidante. En otras palabras, cuando se aisla el beta.caroteno de la familia entera de caroteoides se pierden algunos beneficios del grupo. Casi todo el beta-caroteno que se expende en farmacias es un compuesto sintético aislado químicamente que proviene del gas acetileno, y se está acumulando evidencia de efectos nocivos en los consumidores.

– Un excelente ejemplo que ilustra bien la diferencia entre los nutrientes de alimentos integrales y los suplementos sintéticos es la Vitamina C, una de las vitaminas más estudiadas. La vitamina C, cumple inmportantes papeles: actúa como coenzima de algunas peptidasas; intervierviene también en la síntesis de colágeno; importante también para el sistema inmunitario; actúa como un muy importante antioxidante; ayuda a absorber el hierro desde los alimentos; participa en la asimilación de ciertos aminoácidos, del ácido fólico y del hierro. La mayoria de los libros y revistas influidas por la medicina pro-farmacéutica se refieren a la vitamina C como ácido ascórbico (C6H8O6); ambos términos lo usan intercambiadamente. Pero ella no es ácido ascórbico. Ella realmente sólo proviene del mundo vegetal; el pimiento verde, las frutas cítricas, el fruto de la acerola son sus fuentes naturales más ricas. La vitamina C sintética o ácido ascórbico, por ejemplo no contiene flavonoines. En cambio la Vitamina C complex naturalmente va acompañada de bioflavonoides(9) complejos, tyrosinase y varios otros factores. La Dra. L. Mason-Scarborough, en Synthetic or Natural Vitamins – What´s The Difference?, señala que una vitamina consiste no sólo en el nutriente orgánico identificado como la vitamina, sino también el término incluye a todos los demás elementos esenciales que la rodean, las enzimas, coenzimas, bioflavonoides, anti-oxidantes y elementos trazas activadores, y actúa como lo hace un automóvil, el cual no es sus cuatro ruedas, ni el motor, ni sus ventanas, sino todo el indisoluble conjunto; así el ácido ascórbico es sólo “la cáscara” de la vitamina C. Asi es, cuando Ud. está comprando en una farmacia ácido ascórbico esta adquiriendo un super-refinado, aislado químicamente del maiz dulce (transgénico?), sin co-factores. Es más una droga que un nutriente, y por tanto como una sanguijuela extraerá los factores faltantes desde su cuerpo con efectos indeseados.

– Otros importantes casos lo constituyen las Vitaminas B. En 1925 sólo se conocía una Vitamina B, hacia 1975, ya se reconocen 11 adicionales, conjunto conocido como complejo vitamínico B. El carbón de hulla es la fuente de varias sintéticas vitaminas B, como es el caso de la Thiamina (VB1) y la Piridoxina (VB6). Sin embaro, sabemos que el carbón de hulla no está vivo y las investigaciones confirman que no funciona bien en nuestros cuerpos como las maravillosas fuentes de la vitamina B, como la levadura de cerveza, el kelp y otros alimentos.

– Otro tanto acontece con los minerales. La naturaleza es sabia. En cada uno de sus frutos están presentes todos los nutrientes que actúan en conjunto en nuestros cuerpos. El hierro es necesario para la introducción de Hemoglobina, molécula transportadora del oxigeno en el interior de los glóbulos rojos; también es imprescindible en la utilización de las vitaminas B y la vitamina C es importante para la captación del hierro, sin embargo la absorción del hierro es un proceso lento, que toma al organismo entre 2 y 4 horas; la levadura de cerveza rica en hierro, también también posee vitamina B12 y C con los que actúa y que se potencian mutuamente. El manganeso es un mineral esencial para el metabolismo de las proteínas, formación de los huesos y la síntesis de la L-dopamine, colesterol y mucopolysaccharides; también importante para activar las enzimas que intervienen en la síntesis de las grasas y en el aprovechamiento de las Vitaminas B1, C y H; la naturaleza vegetal lo provee normalmente junto con fósforo y con las vitaminas B1 y E en el aceite de gérmen de trigo y en los granos integrales. El fósforo mismo está normalmente presente en los mismos alimentos donde está presente el calcio. Aislar absolutamente los minerales, desde el mundo inorgánico es potencialemente peligroso para la salud natural; el cromo participa en el transporte de proteínas; es parte esencial de la GTF (Glucose Tolerance Factor, es una familia de factores, compuesta de 1 molécula de Cromo, 2 de Niacina y 3 de Aminoácido Glycine, Cysteine y Acido Glutámico), vital molécula en la regulación del metabolismo de los carbohidratos. Util para el tratamiento de la diabetes; es considerado utra-traza puesto que es requerido en pequeñas cantidades para realizar sus esenciales funciones; es un mineral de difícil absorción; alimentos refinados y errores cometidos en la agricultura han reducido la presencia de cromo en los alimentos; su carencia es una poderosa causa de la diabetes, ansiedad, fatiga y arterioesclerosis; sus fuentes naturales son los aceites vegetales, la levadura de verveza, los granos integrales, cebolla, lechuga, papas (incluídas su piel), ajies frescos y berros, manzanas, pimienta, lácteos; casi todos los productos farmacéuticos de cromo en el mercado proviene del picolinato de cromo, que un simple compuesto aislado que es construído en laboratorio y no contiene el factor GTF que es el principal beneficio que aporta este micro-nutriente.

Algunas fuentes compiladas para los más importantes nutrientes:

Vitaminas liposolubles
Nutriente
Fuente natural
Fuente sintética
Vitamina A
Lemon grass
Acetate
Palmitate
Betacaroteno
Zanahoria
Tomates, Alga Spirulina
Vitamina D
Ergosteral irradiado
Calciderol
Vitamina E
Aceites vegetales
Aceite de germen de trigo
Tocoferoles mixtos
d-alfa-tocoferol
dl-alfa-tocoferol
Vitamina K
Alfalfa
Menadione


Vitaminas hidrosolubles
Nutriente
Fuente natural
Fuente sintética
Vitamina C
Frutas cítricas
Rose hips
Acerola
Pimiento verde
Acido ascórbico
Vitamina B1
Levadura cerveza
Salvado de arroz
Melasa
Thiamine monohidrate
Thiamine hydrochloride
(usualmente carbón de hulla)
Vitamina B2
Levadura
Salvado de arroz
Melasa
Riboflavin
Acido nicotínico
Levadura
Salvado de arroz
Melasa
Nicotinamide
Melasa
Salvado de arroz
Niacin
Vitamina B 6
Levadura
Remolacha
Salvado de arroz
Melasa
Pyridoxine hydrochloride
(usualmente carbón de hulla)
Acido fólico
Levadura
Acido pteroylglutamic
Vitamina B 12
Levadura
Salvado de arroz
Melasa, Alga Spirulina
Cobalamin
Cyanocabalamin
Biotina
d-biotin
Acido Pantoténico
Levadura
Salvado de arroz
Melasa
Calcio D-Pantothenate
Colina
Poroto de soya
Choline bitartrate
Inositol
Poroto de soya


Minerales
Nutriente
Fuente natural
Fuente sintética
Calcio
Fuentes óseas, Maca
Di-calcio phosphate
Tri-calcio phosphate
Fósforo
Fuentes óseas, borojo
Di-calcio phosphate
Tri-calcio phosphate
Magnesio
Magnesium phosphate
Cobre
Copper glocinate
Cromo
Yodo
Algas marinas
Kelp, Alga Fucus
Potassium iodide
Hierro
Alfalfa, Alga Spirulina
Ferrous gluconate
Ferrous suiphate
Manganeso
Manganedse glycerophosphate
Molibdeno
Molydenum trioxide
Selenio
Zinc
Zinc acetate
Zinc sulphate

Conclusiones

  • Las vitaminas naturales y los minerales orgánicos poseen notables ventajas contra las vitaminas sintéticas y minerales inorgánicos; poseen atributos nutritivos que no pueden ser emulados en los laboratorios químicos.
  • Los consorcios químicos mantienen todavía vitaminas sintéticas en el mercado, exclusivamente por la razón costos/beneficios, que la industria farmacéutica debe manejar muy bien. Los costos de producción de las vitaminas sintéticas son extremadamente más bajos que las vitaminas con origen orgánico y pueden ser comercializadas con un increíble margen de ganancias. Se imagina Ud, si la industria farmacéutica doblegara a la incipiente industria de la salud natural; sin competencia, en un mercado monopolista, mayores ganancias. En términos de productos sintéticos las ganancias son sólo económicas y las pérdidas la hace el cuerpo humano.
  • Los productos naturales ponen en riesgo a un negocio de muchos billones de dólares: la industria farmo-química.
  • Las empresas farmacéuticas presionan fuertemente para que los organismos oficiales de la salud pública fijen normas rígidas, que limiten los niveles de nutrientes en los alimentos y suplementos alimenticios. Esto permite que más allá de estos “umbrales” todo producto natural caiga en la esfera de los fármacos. Con ello, se pretende fármaco-monopolizar la salud.
  • Los países en vías de desarrollo hemos estado mucho tiempo cerrados a la evidencia científica. Sin embargo, gracias a la red de la internet, hoy ya el conocimiento se ha globalizado y la medicina y la estrategia de salud natural de las personas se abre pasos aceleradamente. Ha sido vital en el despertar del consumidor, la gran contribución de todos las organizaciones ecologistas y vegetarianas que promueven el derecho a la salud natural en el mundo.
  • Debe persistirse en fomentar que las personas se abstengan de consumir vitaminas de síntesis y minerales “no-orgánicos”. Se hace necesario mayor difusión que la realizada hasta ahora respecto a obtener los nutrientes esenciales mediante el consumo de alimentos y suplementos alimenticios naturales.
  • En los países más atrasados debemos abrir la Salud Pública al uso consciente de los nutrientes naturales orgánicos y biodisponibles. Mayor difusión de la salud natural, más salud, menos gasto social.

Fuente: alimentacion-sana.org

Las siete vitaminas más importantes para tener un pelo sano

Las siete vitaminas más importantes para tener un pelo sano

Las siete vitaminas más importantes para tener un pelo sano
Las siete vitaminas más importantes para tener un pelo sano

Cuando se trata de tener un pelo sano, es más importante  salir de la ducha y entrar en la cocina. Sin una nutrición adecuada, lo más probable es que el pelo esté marchitado, delgado y se vuelva gris. Un cambio en la dieta y la ingesta de vitaminas pueden mejorar la salud y la apariencia de su cabello.

Así que si usted está buscando mejorar la salud de su cabello considere complementar su dieta con estas vitaminas y minerales. No se olvide, la mejor manera de obtener estos nutrientes es a partir de los alimentos ecológicos crudos.

Las vitaminas más importantes para un pelo sano:

Ácido fólico (vitamina B9 o ácido fólico)

Uno de los nutrientes más importantes para prevenir la pérdida de cabello.

El ácido fólico es una de las vitaminas químicamente más complicada y es vital para el buen funcionamiento del cuerpo humano. El Acido Fólico ayuda en el crecimiento del tejido y el funcionamiento de las células. Es responsable del crecimiento del pelo mediante la renovación de las células que hacen crecer el cabello, una deficiencia de ácido fólico puede inhibir la salud de tu cabello y provocar el envejecimiento prematuro y pérdida de pelo.

Las mejores comidas para obtener Ácido fólico son: lentejas, espinacas, espárragos, hojas de nabo, legumbres y semillas de girasol.
Dosis sugerida diaria de ácido fólico: 400 mcg

Vitamina A

La segunda vitamina más importante para la prevención de pérdida de pelo.

La vitamina A es un antioxidante conocido para mejorar la textura y el brillo del cabello. La vitamina A protege tu pelo del daño de los radicales libres y ayuda en la producción de sebo en el cuero cabelludo evitando que el pelo se seque. También, la vitamina A se utiliza para ayudar a su cuerpo a combatir el estrés, lo que puede ser un factor clave de la pérdida del cabello.

Las mejores fuentes alimenticias de vitamina A son: hígado, hojas de diente de león, zanahoria, brócoli, hojas de camote, col rizada, espinacas y melón cantaloupe.
Dosis sugerida diaria de vitamina A: 5.000 UI * Más de 25.000 UI de animales Vitamina A procedentes de animales (Retinol) es tóxico y puede causar la pérdida del cabello y otros problemas de salud graves. No hay límite a la  vitamina A procedentes de plantas (carotenoides).

Vitamina C (Ácido Ascórbico)

La vitamina esencial para la protección del cabello contra los radicales libres.

La vitamina C es una vitamina antioxidante. La vitamina C aumenta la circulación de la sangre por todo el cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo y ayuda a prevenir la rotura del pelo y promueve el crecimiento del cabello. También se la conoce por prevenir la decoloración y la pérdida de pelo. El cabello seco y la división puede ser el resultado de una deficiencia en vitamina C.

Las mejores fuentes alimenticias de vitamina C son: Camu Camu, acerola, escaramujo, chile verde, guayaba, pimiento rojo, perejil, kiwi y brócoli
Dosis sugerida diaria de vitamina C: 1.500 mg

La vitamina E

La vitamina más importante para la circulación del cuero cabelludo.

La vitamina E es un antioxidante que mejora la circulación del cuero cabelludo y es esencial para la apariencia general de su cabello. La vitamina E es conocida por ayudar en la producción y la reparación de las células ciliadas, que a su vez impiden que las puntas se abran, ayuda en la prevención de la pérdida del cabello y ayuda a que su pelo crezca más rápido.

Las mejores fuentes de Vitamina E son: aceite de germen de trigo, aceite de girasol, aceite de cártamo, almendras, avellanas, espinaca, nabo, remolacha y aguacate.
Dosis sugerida diaria de vitamina E: Hasta 1000 UI. * Más de 1000 UI puede aumentar la presión arterial y reducir la coagulación así que consulte con su médico si usted toma medicamentos para la presión arterial.

Biotina (vitamina B7 o vitamina H)

La vitamina más importante para el crecimiento del cabello.

La biotina tiene la importante función de ayudar a las células a producir energía. Se produce una proteína fibrosa llamada queratina que ayuda a prevenir la pérdida de cabello y el pelo canoso. La biotina también aumenta la elasticidad de la corteza del cabello, evitando así la rotura. La deficiencia de biotina puede dejar su cuero cabelludo que escamoso y producir picor.

Las mejores comidas para obtener Biotina son: acelgas, las yemas de huevo crudas, hígado, bayas Saskatoon, vegetales de hojas verdes, y los cacahuetes.
Dosis diaria sugerida de Biotina: 35 mcg

Vitamina B12

La segunda vitamina más importante para el crecimiento del pelo.

La vitamina B12 es un nutriente esencial utilizado en la formación de ADN, así como para la creación de células rojas de la sangre que proporcionan oxígeno a todos los órganos vitales en el cuerpo. Los folículos pilosos necesitan oxígeno al igual que el resto de su cuerpo y si hay una escasez, los folículos del cabello no recibe los nutrientes adecuados. Una deficiencia de vitamina B12 puede resultar en la pérdida del cabello, crecimiento lento del pelo y canas prematuras.

La mejor comida fuente de Vitamina B12: hígado, ostras, almejas, mejillones, pulpo, jurel, cangrejo, carne y queso.
Dosis sugerida diaria de vitamina B12: 5 mcg

La niacina (vitamina B3)

Una vitamina esencial para prevenir la caída del pelo.

La niacina juega un papel esencial para ayudar a la producción de energía del cuerpo. La niacina tiene un efecto sobre la dilatación de los vasos sanguíneos y capilares que se traduce en un aumento de la circulación en todo el cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo. Este aumento de la circulación ayuda a estimular el crecimiento del cabello y evitar la caída del pelo. Los estudios han encontrado que la niacina funciona mejor cuando se combina con biotina.

La mejor comida para obtener Niacina: extracto de levadura (Marmite), arroz y salvado de trigo, atún, hígado, pimentón, maiz, carne de ternera, pollo y tomates secados al sol.
Dosis sugerida diario de niacina: 20 mg.

Si mejorando nuestra dieta obtenemos un equilibrio en la ingesta de estas vitaminas, y a esto le unimos unos tratamientos naturales para el pelo, nuestro cabello lucirá sano y brillante.

Hierbas y vitaminas para un cabello fuerte y sano

Hierbas y vitaminas para un cabello fuerte y sano

Hierbas y vitaminas para un cabello fuerte y sano
Hombres y mujeres por igual tienen el deseo de tener un pelo grueso, sano y brillante. Lo más probable es que la gente que posee todas estas características tomen complementos de ciertas vitaminas y hierbas, o lleven una dieta que proporcione al pelo estos alimentos a diario. El cabello no es sólo una extensión de nuestro cuerpo. Se ha convertido en un símbolo de la belleza y salud.

Vitaminas para un cabello sano

La primera vitamina para la salud del cabello es la biotina. Ésta es en realidad una forma de vitamina B que se utiliza ampliamente para ayudar a prevenir la pérdida del cabello y estimular el crecimiento del mismo. A menudo se recomienda para los pacientes en quimioterapia para ayudar a aumentar la tasa de crecimiento.

También es útil para el adelgazamiento del cabello y se cree que ayuda con la pérdida de pigmentación del pelo, aunque no hay pruebas concluyentes. La biotina ayuda al cuerpo a descomponer las grasas, proteínas y carbohidratos. Se puede encontrar de forma natural en la acelga, hígado, el fletán y la leche de cabra, por nombrar algunos alimentos.

Varias vitaminas del grupo B ayudan con la pérdida del cabello o el crecimiento lento. La vitamina B5 o Pantenol a menudo se utiliza externamente en champús y otros productos de pelo para ayudar a aumentar el grosor. Tiene la capacidad de penetrar en la cutícula y aumentar el diámetro.

Una deficiencia de vitamina B12 puede causar anemia, lo que frena el crecimiento del cabello. los suplementos de esta vitamina a menudo se quedan cortos, ya que no se absorben muy bien. Sin embargo, también pueden aumentarse los niveles de esta vitamina comiendo alimentos tales como carne de ternera alimentada con hierba, las yemas del huevo y las aves de corral.

Las vitaminas antioxidantes también son una fuente importante de nutrición para un cabello saludable. las vitaminas C, E y A, son importantes para la salud de la piel y el cabello. Aumentan la salud y la eficiencia de todo el cuerpo, porque “liberan” los recursos para alimentar el cabello con los nutrientes que necesita a diario. Ayudan a promover hábitos alimentarios saludables de los tejidos conectivos y el crecimiento celular. Una dieta rica en estas vitaminas proporciona soporte para el crecimiento dinámico, el pelo abundante. La vitamina E también aumenta la circulación del cuero cabelludo que a su vez promueve el crecimiento del cabello.

Hierbas para un pelo sano

La hierba más importante conocida por la belleza y brillo que proporciona al cabello cuando se toma por vía oral es la cola de caballo. Llamada así por su apariencia parecida a un pincel largo. Esta hierba está llena de un nutriente llamado sílice. El sílice es una sustancia que fortalece los huesos, uñas y cabello.

El sílice añade resistencia al cabello dándole fuerza y ​​disminuyendo así la rotura y el adelgazamiento. El sílice también es conocido por dar un brillo cada vez mayor, a la vez que cuerpo, resistencia y volumen. Es una hierba relativamente barata y se utiliza ampliamente para  cabellos quebradizos o insalubres.

El romero es una hierba excelente para el uso por vía tópica para promover el crecimiento del cabello y el aumento de la salud del cuero cabelludo. Cuando se aplica al cuero cabelludo, el romero mejora la circulación y ayuda a eliminar suavemente el exceso de sebo y la caspa, que pueden inhibir el crecimiento del cabello sano.

La lavanda es otra hierba que realza la belleza del cabello. La lavanda ayuda a aumentar el brillo y limpia suavemente los depósitos que minimiza el pelo.

El lúpulo es, no sólo un ingrediente principal en la cerveza, también es un excelente acondicionador y suavizante natural del pelo cuando se aplica tópicamente. Esta hierba también contiene sílice por lo que ayuda a fortalecer el cabello desde el interior.